Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México se pregunta cómo funciona el narco en el DF

El rapto de 12 jóvenes en un ‘after’ plantea interrogantes en torno al control del mayor mercado de la droga de México

Policías federales recorren el barrio de Tepito.
Policías federales recorren el barrio de Tepito. EFE

México es el país de los grandes carteles del narcotráfico, pero se da la paradoja de que oficialmente se da por sentado que esos grupos no tienen control del mayor mercado de la droga de todo el país: México DF. Al hilo de la desaparición de 12 jóvenes en un céntrico after-hours de la capital ha tomado fuerza la hipótesis de que en el corazón de la ciudad existe una lucha intestina entre bandas por el dominio del tráfico de estupefacientes. El Gobierno local admite que tiene indicios de que este caso puede tener que ver con eso, y sin embargo descarta que alguno de los carteles que operan en otras zonas del país formen parte de esa supuesta reyerta. El alcalde Miguel Ángel Mancera ha afirmado tajantemente que en el DF no opera el crimen organizado. y que la seguridad de la capital está garantizada. “La ciudad está fuerte y viva”, ha dicho este domingo el alcalde. ¿Quién o quiénes explotan entonces el mercado de la droga más importante de México?

El experto en seguridad y narcotráfico Alejandro Hope calcula que el consumo de droga en el DF supone entre un 10 y un 20% del nacional. Según sus estimaciones, el consumo de droga en todo México alcanza los 2.000 millones de dólares anuales, y el del DF estaría en torno a los 200 millones, con una base de unos 200.000 consumidores.

Los datos de Carlos Zamudio, investigador del Colectivo para una política Integral hacia las drogas, varían un poco con respecto a los de Hope. Él estima que el volumen de negocio de la capital es de unos 100 millones de dólares anuales, y que en la ciudad hay unos 100.000 consumidores. Zamudio también aporta un dato micro: el valor de un gramo de cocaína en el DF estaría entre los 120 y los 500 pesos (9 y 39 dólares), según la pureza de la coca.

Dentro de la masiva extensión de la Ciudad de México, uno de los puntos más lucrativos de venta de droga es el triángulo de ocio del centro de la capital: los barrios de La Roma, La Condesa y la Zona Rosa, además del centro histórico, que está unos 15 minutos en coche al norte de ese triángulo de ocio. Entre estas zonas y otras del sur y el poniente del capital, según datos de la Asociación Nacional de Discotecas, andan de fiesta unas 400.000 personas cada fin de semana, dejando una derrama económica de unos 600 millones de pesos (45 millones de dólares).

Un negocio como este es un imán para el crimen, organizado o no. El presidente de la asociación, Ismael Rivera, afirma que en los últimos tiempos ellos han estado advirtiendo a las autoridades de que propietarios de locales han recibido amenazas de delincuentes para que les dejen vender droga en sus establecimientos. Rivera ha asegurado a EL PAÍS que a algunos de ellos les han mandado coronas de flores (de muerto) a su nombre e incluso cabezas cortadas de perros.

Pero lo que ha puesto todos los focos sobre los problemas del tráfico de droga en el centro del DF ha sido el caso de los 12 desaparecidos (ocurrido en la Zona Rosa el 26 de mayo), sumado al asesinato dos días antes de un traficante en una discoteca de La Condesa. El supuesto vendedor apareció recostado sobre un árbol con dos tiros en la cabeza en una zona donde no suelen verse ese tipo de cosas sino vecinos acomodados paseando a perritos de pedigrí. Los niveles de alarma por la violencia también dependen de dónde se dé esa violencia, de ahí que la desaparición de un grupo de jóvenes en una discoteca que está a unos pasos del icónico Paseo de la Reforma y la ejecución de un hombre a sangre fría en el vecindario más burgués del centro de la capital hayan avivado la tensa pregunta de quién maneja el lado B de la noche en el centro de la capital.

René Jiménez, experto de la UNAM en socio-demografía de violencia, dice que el tráfico de drogas en el DF no es monopolio de nadie. “Los criminales no forman un único cartel, pero hay una gran distribución narcomenudista”. Zamudio considera que en la capital sí hay presencia de los grandes carteles, aunque precisa que no funcionan como en otras partes de México en las que llegan a tener un importante control territorial, como si fuesen instituciones de facto. Zamudio señala que buena parte de la coca y la marihuana que se consumen en el DF la envía el Cartel de Sinaloa desde regiones de la costa sureste del Pacífico mexicano. También menciona la presencia en la capital de la Familia Michoacana, un violento cartel del Estado de Michoacán que se ha asentado con fuerza en el Estado de México, conurbado, o más bien fundido con la capital.

Hope tampoco descarta que los grandes carteles estén en el DF, pero dice que en cualquier caso en el narco-mercado de la capital operan “múltiples grupos”, y “ninguno dominante”, así como recuerda que en el pasado se ha sabido que la policía del DF ha estado involucrada en el tráfico de droga.

Ninguno de los expertos consultados cree que el negocio de la droga en el triángulo de ocio sea un coto controlado por bandas del barrio de Tepito, de donde son la mayoría de los 12 desaparecidos (dato que ha llevado a conjeturar que este rapto colectivo y el asesinato aislado del bar de La Condesa son episodios interconectados de una guerra entre La Unión y Los Tepis, dos grupos de Tepito, por dominar esta zona, posibilidad que la fiscalía del DF contempla entre sus líneas de investigación sobre estos casos).

Sean cuáles sean quienes se lucren en el centro del DF con el narcotráfico, y sean quienes sean los responsables de las desapariciones y del asesinato del menudista, la imagen de seguridad del cogollo capitalino se ha deteriorado y las autoridades ya han lanzado sus planes de urgencia para combatir esa percepción. La alcaldía anunció esta semana un plan de seguridad para la Zona Rosa y la próxima definirá otros dos planes para La Roma y La Condesa, según ha dicho a este diario Ismael Rivera, el presidente de la asociación de discotecas.

El experto René Jiménez vislumbra que lo más probable es que las cosas vuelven a su cauce de relativa estabilidad. Según su análisis, el funcionamiento del hampa en el DF, centro político y financiero de México, ha estado caracterizado por una suerte de acuerdo de discreción y calma. “Aquí”, dice el profesor Jiménez, “no conviene que se rompa el pacto”.