Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia dice que aún no ha entregado los misiles antiaéreos a Siria

La cumbre entre Moscú y la UE termina con unidad frente a Siria y estancamiento sobre la facilitación de visados y el nuevo acuerdo de cooperación

El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, y su homólogo ruso,  Vladimir Putin, durante la rueda de prensa al concluir la cumbre bilateral
El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, durante la rueda de prensa al concluir la cumbre bilateral AFP

Rusia y la Unión Europea están firmemente decididas a impulsar conjuntamente la conferencia internacional sobre Siria , pese a los obstáculos aún existentes, según subrayaron el presidente Vladímir Putin y los dirigentes de la EU en la rueda de prensa final de la cumbre celebrada el 3 y el 4 de junio en la ciudad de Yekaterinburg, en los Urales. La “falta de buena voluntad por parte de la oposición armada”, la “ausencia de una plataforma común” y de acuerdo sobre el número de participantes fueron los tres obstáculos mencionados por Putin, quien expresó su confianza en que se resuelvan “cuanto antes”.

Rusia se había comprometido a suministrar a Siria complejos antiaéreos S-300 , “seguramente los sistemas antiaéreos mejores del mundo”, en palabras del líder ruso, según el cual las exportaciones no se han llevado a cabo todavía. “El contrato se firmó hace unos años y, de momento, no se ha llevado a término”, afirmó el líder. El presidente del Consejo, Herman van Rompuy, explicó que “la no renovación del embargo” europeo a los suministros de armas a Siria significa que cada Estado ha recuperado sus competencias en el campo de la venta de armamentos”, pero también que los países se han comprometido a no suministrar armas para dar tiempo a las negociaciones. Existe, señaló, “amplia convergencia” con los dirigentes rusos sobre el proceso que ha de llevar a una segunda conferencia de Ginebra.

El comercio entre Rusia y la UE es excelente y bate récords, hasta llegar a ser de más de 336.000 millones de euros en 2012, lo que no agota todas sus posibilidades, según subrayó el jefe de la Comisión, José Manuel Barroso. La UE y Rusia deben elaborar un nuevo acuerdo marco para regular sus relaciones en sustitución del que entró en vigor en 1997 y que en parte está ya obsoleto. Rusia es miembro de la Organización Mundial de Comercio desde noviembre de 2012 y las negociaciones para elaborar el nuevo acuerdo no han recibido aún ningún impulso enérgico. Putin se pronunció a favor de considerar las nuevas realidades y recomendó a los dirigentes de la UE establecer “relaciones directas” con la Comisión Económica Euroasiática (entidad formada por Rusia, Bielorrusia y Kazajistán que habrá de desembocar en una Unión Económica Euroasiática en 2015). La voluntad rusa de negociar conjuntamente con sus socios postsoviéticos ya había sido subrayada por Putin hace un año en su reunión con los líderes europeos en San Petersburgo. La UE, sin embargo, es reticente a transformar el marco de su relación con Rusia en una relación colectiva con Moscú y sus socios, señalaron medios comunitarios.

Rusia se comprometió hace años a suministrar a Siria complejos antiaéreos S-300, pero todavía las exportaciones no se han llevado a cabo 

Ante la pregunta sobre si los acontecimientos en las calles de Ankara, Estambul y otras ciudades de Turquía se pueden interpretar como la llegada de la “primavera árabe” a aquel país, Putin se mostró muy prudente y evitó cualquier tipo de analogía entre las protestas turcas y las protestas en otros países del entorno postsoviético, como las revoluciones de colores de Ucrania o Georgia, que en el pasado ha calificado como sucesos provocados y financiados desde Occidente. “Esperamos que la dirección turca en diálogo con la oposición y la sociedad civil logrará encontrar solución a los complicados problemas que se plantean en la sociedad y que estas acciones pasarán a tener un formato legal y se discutirán en foros donde la gente se escuche mutuamente”, afirmó el líder ruso.

Sobre la huida del economista Serguéi Guríev a París, Putin dijo que “nadie le amenazaba, nadie le ha echado, nadie le asusta y no hay que aventar un problema que no existe”. Preguntado si puede garantizar la seguridad del economista, si éste regresa a su país, Putin dijo que “si (Guríev) no ha transgredido la ley, si no ha violado nada, no le amenaza nada, ciento por ciento”.

En la cumbre no hubo progreso para simplificación los trámites para los visado. La UE ha vinculado este asunto a la lista de datos de los pasajeros aéreos que Rusia quiere exigir a partir del 1 de julio, siguiendo los pasos de EEUU. Para los europeos, este es un caso de protección de datos, ya que Moscú pide datos personales, incluidos los números de las tarjetas de crédito, de aquellos pasajeros que simplemente sobrevuelan su espacio aéreo. Preguntado sobre los matrimonios homosexuales , Putin infló los carrillos, dio un resoplido, y dijo que está “harto” del tema. Después, opinó que la legislación rusa “es bastante liberal y no hay ninguna discriminación”. “Gentes de diversas preferencias hacen carrera, se les reconoce a nivel estatal por los campos concretos en los que trabajan. No hay problema y todos tenemos que ser más tolerante y mostrar menos agresión, tanto a los de orientación tradición como hacia los que no”. Dicho esto, el presidente se mostró dispuesto a firmar una ley que prohíba dar niños en adopción a parejas homosexuales, si es que la Duma la aprueba.

Refiriéndose a la colaboración en la industria aeronáutica, Putin dijo que esta es una esfera muy sensible, relacionada con el grado de utilización de las capacidades de las empresas en países europeos , sobre todo en Alemania, Francia y en parte España. “En España hay muchos problemas. Ahora trasladar parte de la producción de allí, digamos que a Rusia, es bastante difícil. Allí, creo que el nivel de paro entre la juventud ha llegado a cerca del 40%. He aquí en lo que habría que pensar en primer lugar”, dijo, para explicar después que Rusia ha comprado un paquete del 5% de las acciones de la EADS (la constructora del Airbus) y debate sobre una mayor cooperación en industria aeronáutica y espacial.