Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘sheriff’ Arpaio seguirá en el cargo con una nueva sentencia en su contra

Se trata de la sentencia más dura recibida hasta ahora por Arpaio

El 'sheriff' Arpaio se dirige en 2010 a varios manifestantes ante su oficina.
El 'sheriff' Arpaio se dirige en 2010 a varios manifestantes ante su oficina. EFE

Un juez federal de Estados Unidos falló en contra de Joe Arpaio, sheriff de Arizona, por discriminar racialmente en contra de hispanos. Se trata de la sentencia más grave dictada en contra del “sheriff más duro de América”, como se define a sí mismo Arpaio, y la última en una serie de decisiones judiciales que ponen en duda la constitucionalidad de las prácticas adoptadas por su oficina en el Condado de Maricopa.

Según el juez Murray Snow, el sheriff ha violado los derechos de los hispanos al discriminar repetidamente contra ellos en redadas y controles de tráfico dentro del condado. Snow condena además que Arpaio haya dado prioridad a su lucha particular contra la inmigración ilegal -un delito civil- en detrimento de otros crímenes cometidos en su condado. “La oficina del sheriff no considera que suponga discriminación emplear la raza como uno de los factores para determinar una decisión legal”, asegura el juez tras estudiar las pruebas en contra de Arpaio.

La sentencia llega ocho meses después del juicio por un caso en el que cinco hispanos denunciaron que habían sido parados en un control simplemente por el color de su piel. La orden del juez Snow impide a partir de ahora que los agentes de la oficina del sheriff utilicen la raza de un ciudadano como único argumento, algo que siempre ha rechazado la oficina de Arpaio.

La Asociación por las Libertades Civiles (ACLU), uno de los grupos que participaron en la demanda, calificó la sentencia este viernes como una “gran victoria”. Cecilia Wang, directora del Proyecto de Inmigrantes de la organización, reiteró en un comunicado que “seleccionar a personas para que detengan sus vehículos o en redadas simplemente por ser hispanos es anticonstitucional y antiamericano”.

Tim Casey, abogado del condado de Maricopa, aseguró este fin de semana al diario The New York Times que la oficina de Arpaio no ha incurrido en este tipo de prácticas y que apelarán la decisión del juez dentro del plazo legal de 30 días. Según Casey además, dado que los agentes de Maricopa han sido preparados por la agencia nacional de inmigración, “deben haber recibido mal entrenamiento por el gobierno federal”.

El sheriff Arpaio, reelegido en el cargo el pasado mes de noviembre por sexta vez consecutiva, lidera personalmente una de las mayores iniciativas contra la inmigración en Arizona. El Estado desató la polémica en 2010 con una estricta ley de inmigración, rechazada en gran parte por el Tribunal Supremo en 2012, y que implementaba a nivel estatal algunas de las prácticas de Arpaio, como la detención de cualquier persona “sospechosa de ser indocumentada”.

Arropado por la gobernadora, Jan Brewer, Arpaio ha presumido de levantar campamentos para indocumentados detenidos en medio del desierto, obligarles a vestir uniformes rosas o hacerlos desfilar por el centro de Phoenix ante las miradas de los ciudadanos.

Además de las prácticas en los centros de detenciones, numerosas organizaciones han denunciado en los últimos años que los agentes del condado de Maricopa seleccionan exclusivamente a aquellas personas que, por su aspecto, sospechan que son inmigrantes indocumentados. Esta práctica ha provocado que Arpaio detenga a ciudadanos americanos y a extranjeros que residen legalmente en su condado.