Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESASTRE NATURAL EN EE UU

Las fuertes tormentas retrasan las labores de recuperación en Oklahoma

Se celebra el primer funeral de una de las 24 víctimas del tornado. Una niña de 9 años

Hay 13.000 viviendas dañadas o destruidas

Las fuertes tormentas retrasan las labores de recuperación en Oklahoma
AFP

Tras el devastador tornado que dejó 24 muertos, entre ellos 10 niños, en Moore, situada al sur de Oklahoma City, y que destrozó o dañó unas 13.000 viviendas a su paso, este jueves las fuertes tormentas han sorprendido a esta pequeña población de 55.000 habitantes, provocando el retraso en las labores de recuperación. A pesar de que algunos habitantes pudieron volver a sus casas este pasado miércoles, todavía hay cerca de 33.000 personas afectadas que se están refugiando en albergues instalados por la Cruz Roja sin poder hacer nada, impotentes.

El servicio de meteorología ha informado de que las tormentas traen granizo, fuertes lluvias y ráfagas de viento. La alerta por inundación también está activada en algunas zonas de la región, según informa AP. Las precipitaciones más fuertes se darán esta tarde y no se descarta la aparición de tornados. Este clima desfavorable está retrasando las tareas de limpieza tras el avance de ayer después de que las autoridades anunciaran que todos los desaparecidos habían sido encontrados.

El Estado de Oklahoma está situado en el centro de EE UU, un país que registra el 75% de los tornados que se forman en el planeta. Debido a sus condiciones atmosféricas, en esta región es donde ocurren el mayor número de estos fenómenos. Por ejemplo, en Texas se dan unos 126 anuales y en Oklahoma, unos 50. Moore ha sufrido tres tornados desde 1999. 

Este jueves por la mañana se ha celebrado el primer entierro de una de las 24 víctimas del tornado. Ha sido el de una niña de nueve años que murió en la escuela de primaria Torres Plaza, junto a seis de sus compañeros, llamada Antonia Candelaria. En una foto facilitada por los padres, se ve a la menor sonriente y llevando un gorro blanco, según la misma agencia.

"Para que desgracias como esta no vuelvan a ocurrir, todas las casas de Moore tienen que contar con sótano", ha dicho el alcalde de la población, Glenn Lewis, ante la queja de muchos ciudadanos de que la mayoría de los hogares de esta población no cuentan con uno.

Un requerimiento que el Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de EE UU señala como fundamental para protegerse de la llegada de tornados. "Voy a redactar una norma que exija a todas las viviendas contar con esta estancia. Aunque solo con la ley no es suficiente. La gente también tiene que entender que son necesarios y construirlos", ha añadido.

El tornado de categoría EF5 -la más alta de la escala Fujita- con más de dos kilómetros de diámetro y que se desplazó con una velocidad superior a los 300 kilómetros por hora, se originó a unos 24 kilómetros de Moore a las 14.56 hora local del lunes pasado. Estuvo 40 minutos en tierra y le costó 16 minutos sembrar la destrucción en esta población.

Las tormentas afectarán también a otras zonas de EE UU los próximos días. El área de riesgo se extiende por dos vías: desde Texas hasta Nueva Inglaterra y desde Texas hasta Montana y Washington.