“Un tornado es impredecible”

Expertos explican el fenómeno que ha causado casi 100 muertos en Oklahoma

Imagen del tornado a su paso por Oklahoma.
Imagen del tornado a su paso por Oklahoma.Gene Blevins (Reuters)

Impredecibles, erráticos, caprichosos... Los tornados son una moneda al aire. "Los podemos intuir, pero no somos capaces de saber a ciencia cierta dónde atacarán y qué trayectoria seguirán", explica el experto Emilio Rey, fundador de Digital Meteo. Es lo que les convierte en el fenómeno más peligroso de cuantos se producen. "Los huracanes, por ejemplo, sabemos dónde pueden estar dentro de 24 o 48 horas, son como unos tráiler gigantes que no pueden parar en seco y darse la vuelta. Los tornados, en cambio, se parecen a una peonza. No sabes qué va a ser de ellos, son impredecibles", señala Rey.

Explicado científicamente, y pasado a limpio, "todo empieza cuando se juntan dos masas de aire: una caliente y húmeda, con otra fría y seca. Eso da lugar a una tormenta madura y muy intensa, llamada supercélula, que tiene una vida y un tamaño mayor de lo normal. Entonces, una corriente sube por la inestabilidad y otra baja, se mezclan y ahí se produce un giro del aire, el tornado", detalla Ana Casals, la delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología de Madrid.

Estos párrafos pertenecen a un reportaje publicado por L. Calonge sobre la oleada de tornados que afectó a varios estados estadounidenses en abril de 2011. La información es igualmente aplicable al tornado de categoría EF4 que asoló ayer Oklahoma. Con casi dos kilómetros de diámetro y vientos de más de 300 kilómetros por hora, provocó la muerte de al menos 91 personas, 20 de ellas niños, según las autoridades del Estado. En un lapso de 40 minutos, recorrió unos 32 kilómetros, arrasando a su paso viviendas y negocios de Oklahoma City, según The New York Times.

Por desgracia, estos son fenómenos especialmente recurrentes en Estados Unidos, donde hay alrededor de 1.300 tornados al año, según calcula el Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). "Allí hay una incidencia mayor porque es una zona llana sin obstáculos montañosos. Las circunstancias son muy favorables cuando masas de aire cálido y húmedo procedentes del Golfo de México se superponen con otras frías que vienen de latitudes más altas. Eso explica por qué son especialmente violentos en Estados Unidos", cuenta Alejandro Lomas, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología española.

De media, provocan la muerte de unas 60 personas por año, provocada principalmente por el impacto de escombros, según datos de la NOAA. El récord de mortalidad lo ostenta el año 2011, cuando fallecieron 550 personas en 15 estados.

Es importante pues recuperar un último párrafo del reportaje de 2011: ¿qué hacer cuándo a una persona le ataca un tornado? "Lo mejor es meterse en el sitio más interior de una casa, a ser posible, dentro de una bañera, tumbado y tapado con unas mantas. Desde luego, si te pilla sin estar a cubierto, te lleva por delante", afirma Rey. Toda precaución es poca para un fenómeno que arrasa con todo, como se ha podido observar estos días en Estados Unidos. "Lo peor, muchas veces, es todos los escombros que arrastra, ya que van volando a cientos de kilómetros por hora y se incrustan en las casas. Algunas viviendas terminan como un queso gruyère", añade el fundador de Digital Meteo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS