Tijuana y San Diego, la próxima megarregión, a la conquista del mundo

Sus alcaldes quieren potenciar la frontera que les separa, la más transitada del mundo, pero que es el principal obstáculo para su desarrollo común

Imagen de la zona de EE UU del puerto de San Ysidro, entre Tijuana y San Diego.
Imagen de la zona de EE UU del puerto de San Ysidro, entre Tijuana y San Diego.EFE

Hace tiempo que la frontera que separa San Diego, California, EE UU, de Tijuana, Baja California, México, ha dejado de contemplarse como un obstáculo para ser considerada una oportunidad. La formalización de una candidatura conjunta para albergar los Juegos Olímpicos de 2024, anunciada este martes por sus dos alcaldes, Bob Filner y Carlos Bustamante, es el último ejemplo de la apuesta de ambas ciudades por transformar la zona en una “megarregión” que impulse el desarrollo económico, cultural, social y deportivo de sus empresas y habitantes. Esa misma frontera sigue siendo, sin embargo, la principal barrera para ese empeño.

El puerto de San Ysidro, que comunica a ambas ciudades, es el paso fronterizo más transitado y concurrido del mundo. Cada año lo atraviesan una media de 60 millones de personas y cada día cruzan de México a EE UU alrededor de 4.000 camiones con mercancías. Las colas de hasta tres y cuatro horas, provocadas por los estrictos controles de seguridad en la parte estadounidense, son un freno importantísimo para el potencial crecimiento de una región binacional cuyas sinergias, sumando el PBI del área de Tijuana y San Diego, la situarían como la economía más importante de California (que es la 12 del mundo), de acuerdo con el Desarrollo Económico e Industrial de Tijuana (Deitac). Los 5.271.078 habitantes que suman ambas zonas convierten a la región en la más poblada de América y la tercera del mundo.

“Bajo el lema dos ciudades una región, llevamos dos años tratando de potenciar lo que nos une. Nuestra relación comercial es como una puerta giratoria”, indica Bustamante en conversación telefónica. “Los ciudadanos de Baja California gastamos más de 6.000 millones de dólares al año sólo en el condado de San Diego, más de 80.000 estadounidenses viven en el área de Tijuana, muchos de los ciudadanos de nuestra ciudad cruzan cada día hasta San Diego para llevar a sus hijos a los colegios de allí. Queremos potenciar la relación positiva”, señala el alcalde de Tijuana.

La propuesta de una candidatura conjunta de Tijuana y San Diego para albergar los Juegos Olímpicos de 2024, que anunció Filner durante la inauguración en febrero de su oficina en Tijuana, es, hasta ahora, lo que más ha ayudado a llamar la atención sobre la viabilidad del proyecto de megarregión al que aspiran sus alcaldes. La iniciativa ha sido recibida con recelo y escepticismo pero el regidor de San Diego no desiste. El alcalde de San Diego ya ha elevado la propuesta al Comité Olímpico Internacional y su homólogo de Tijuana ha remitido la iniciativa al presidente de México. En las próximas semanas, ambos regidores tienen previsto viajar hasta la capital mexicana para defender su proyecto.

Nunca se han celebrado unos Juegos binacionales y sería muy interesante para ambos países porque nos permitiría forjar una relación mucho más estrecha y desarrollar nuestra cooperación en materia de infraestructuras” Bob Filner, alcalde de San Diego

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

“Los Juegos sí son posibles. Nunca se han celebrado unos Juegos binacionales y sería muy interesante para ambos países porque nos permitiría forjar una relación mucho más estrecha y desarrollar nuestra cooperación en materia de infraestructuras”, asegura Filner, en conversación telefónica.

El escaso desarrollo de esa infraestructura fronteriza lastra de manera importantísima el impulso de esa megarregión a la que aspiran los alcaldes de San Diego y Tijuana. “Los retrasos de horas en la frontera hacen que perdamos una media anual de 600 millones de dólares en intercambios comerciales que no pueden llegar a realizarse. Se trata de una pérdida de tiempo y de ingresos”, se lamenta Filner. “Los problemas para cruzar de un país a otro disuaden a los ciudadanos a dirigirse a cualquiera de nuestras dos ciudades a comprar, comer en nuestros restaurantes, visitar a sus familias...”, insiste.

“Los empeños en incrementar la seguridad en la frontera, del lado estadounidense, provocan una enorme ineficiencia”, explica Bustamante. En los últimos años, los dos regidores se han esforzado por convencer a sus respectivos Gobiernos federales de la necesidad de agilizar y crear nuevos corredores y vías de comunicación entre ambas ciudades que favorezcan el desarrollo económico de la región. La apertura de una oficina binacional del Ayuntamiento en San Diego en Tijuana -Tijuana tiene la suya en San Diego desde 2005- es un paso más en el empeño de los alcaldes de ambas localidades por impulsar el desarrollo de la zona.

Apoyo empresarial y federal

Pese a las quejas de Bustamante, en los últimos años, los Gobiernos federales de México y EE UU han invertido en mejorar las infraestructuras en el paso de San Ysidro. Como obliga la legislación mexicana, el anterior presidente, Felipe Calderón, terminó la remodelación de la parte correspondiente a su país. El tramo de EE UU sigue en obras, pero el Gobierno de Barack Obama ha destinado en los presupuestos 226 millones de dólares para terminar la primera de las tres fases de las que consta el proyecto de modernización estadounidense. El compromiso de Obama parece claro y Bustamante también está seguro de que Enrique Peña Nieto continuará con la política de su predecesor. “Peña Nieto es el primer presidente mexicano que se llama municipalista y él entiende perfectamente la importancia de promover el comercio fronterizo”, indica.

Los empeños en incrementar la seguridad en la frontera, del lado estadounidense, provocan una enorme ineficiencia” Carlos Bustamante, alcalde de Tijuana

En este proyecto de megarregión están muy involucrados los empresarios de ambos lados de la frontera. Flavio Oliveri, director ejecutivo de Deitac, sostiene que, si se aprovechan las ventajas empresariales, comerciales y laborales de cada uno de los dos lados de la frontera la zona podría convertirse “en un nuevo Hong Kong en términos de contribución a la economía mundial”.

San Diego es una de las ciudades a la vanguardia en biomedicina y alta tecnología y Tijuana tiene una industria manufacturera muy avanzada. “Si usamos nuestras capacidades de manera conjunta, eso nos permitirá ser más competitivos”, indica Oliveri. “El hecho de que nos encontremos justo a medio camino del Norte y el Sur de América y a caballo entre el Atlántico y el Pacífico también nos aporta una importante ventaja logística”, advierte Oliveri.

La mano de obra más barata del lado mexicano y los 600.000 metros cuadrados en naves industriales de los que dispone Tijuana también son un incentivo para que las compañías estadounidenses decidan instalar sus fábricas allí e incluso repatriarlas desde Asia. “Cada vez que abre una maquiladora en Tijuana, se crean nuevos empleos en San Diego relacionados con el almacenamiento y la distribución”, afirma Filner.

La reforma migratoria como oportunidad y la inseguridad como lastre

Asegurado el apoyo de clase empresarial y política al proyecto de megarregión entre Tijuana y San Diego, quienes no parecen mostrar tanto entusiasmo son sus vecinos. La Fundación San Diegopublicó un estudio en marzo de 2012 que indicaba que el 60% de sus habitantes jamás había cruzado la frontera. La inseguridad es una de las causas principales. “La guerra contra las drogas de los últimos años y la mala publicidad en los medios de comunicación no ayudaron a cambiar esa percepción. Pero la situación ha cambiado”, explica Oliveri. La Administración Obama mantiene a Tijuana en la lista de ciudades respecto de las que aconseja precaución a la hora de visitarlas.

Otro de los problemas que dificulta el impulso de esta megarregión es la inmigración ilegal. “En Tijuana promediamos unos 300 indocumentados que cada día llegan a la ciudad deportados desde EE UU”, indica su alcalde. “Vienen con lo puesto, muchos dejan familia en el otro lado y nosotros necesitamos apoyo para atenderlos hasta que regresan a sus lugares de origen”, explica. El Gobierno de Peña NIeto ha destinado cinco millones de dólares para lidiar con este problema, indica Bustamante.

Si se aprovechan las ventajas empresariales, comerciales y laborales de cada uno de los dos lados de la frontera la zona podría convertirse “en un nuevo Hong Kong en términos de contribución a la economía mundial”

Hasta hace unos años, San Diego era uno de los pasos más peligrosos de la frontera, ahora es una de las ciudades más seguras que se han presentado como ejemplo de control por los promotores de la reforma migratoria que se está debatiendo estos días en el Congreso estadounidense. Una reforma que los dos alcaldes contemplan como algo positivo. “Librará del miedo a millones de personas en este país que hasta ahora temían relacionarse con las autoridades y que no podían desarrollar una vida completa aquí”, defiende Filner. Esa población hispana que ahora tiene miedo de reclamar mejoras en el paso hacia Tijuana para ver a su familia por no tener sus papeles en regla, es la que espera Filner que, en un futuro, empuje al resto de los ciudadanos a exigir a las autoridades una mayor eficiencia en las comunicaciones que unen San Diego con Tijuana.

“Los indocumentados están muy preparados, muchos tienen negocios o familiares con negocios del otro lado de la frontera, si se los nacionaliza podrán emplear ese talento en el desarrollo de nuestra productividad y eso contribuirá a mejorar las perspectivas económicas en ambos países”, afirma el alcalde de San Diego.

Un ejemplo a menor escala de que ese proyecto ya comienza a ser una realidad es la creación de la primera orquesta binacional joven de EE UU fruto de la colaboración entre el Festival Mainly Mozart de San Diego y el Centro de Artes Musicales de Tijuana. “La orquesta es un ejemplo del intercambio y la unidad que queremos promover en todos los ámbitos, musical, artístico, juvenil, comercial... San Diego y Tijuana compartimos los mismos problemas pero también las mismas oportunidades”, indica Filner.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50