Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno mexicano descarta el debate sobre la nueva Gendarmería

Expertos en seguridad y activistas de la sociedad civil cuestionan la presentación del nuevo cuerpo de seguridad estimada para septiembre

Una policía federal en el Estado mexicano de Coahuila.
Una policía federal en el Estado mexicano de Coahuila. EFE

El anuncio de que la nueva Gendarmería mexicana podría presentarse el próximo 16 de septiembre, en el desfile por el día de la Independencia, ha sorprendido a los expertos e investigadores en materia de seguridad, ya que en los hechos descarta la posibilidad de un debate sobre su conformación o su aprobación a través del Congreso mexicano, como habían solicitado diversos organismos y expertos al gobierno de Enrique Peña Nieto. Este miércoles, Carlos Humberto Toledo Moreno, Inspector General de la Comisión Nacional de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación (Interior), reveló en un foro sobre seguridad la fecha en la que se podrá conocer a este cuerpo policial (que fue promesa de campaña del nuevo presidente), algunas de sus funciones y confirmó su origen militar.

Toledo Moreno aseguró que las funciones de la nueva Gendarmería no invadirán las tareas de la Policía Federal. Detalló que estos gendarmes –10,000 inicialmente, de ellos 8,500 serán soldados y el resto marinos, y todos serán reconvertidos para la nueva función-- se encargarían de vigilar sitios como aeropuertos, instalaciones de PEMEX y otros lugares donde ahora se encuentra el Ejército.

El especialista en seguridad, Alejandro Hope, ha explicado a este diario que para diseñar un cuerpo de seguridad con las características descritas por Toledo serían necesarios cambios legislativos. “Salvo que piensen cambiar la ley, lo que implica ir al Congreso, va a invadir las funciones de la Policía Federal”, señala el investigador. Uno de esos cambios, por ejemplo, sería a la Ley de la Policía Federal que detalla, en su artículo octavo, todos los lugares públicos que deben ser resguardados por las fuerzas de seguridad ya existentes.

El presupuesto asignado a la Secretaría de Gobernación en 2013 para la creación de la Gendarmería asciende a 1.500 millones de pesos (unos 121 millones de dólares). Según Hope, esta cifra es insuficiente dado que la Policía Federal cuenta con un presupuesto de 32.000 millones de pesos (unos 2.600 millones de dólares) y tiene tres veces más elementos de los que se supone tendrá la Gendarmería este año, unos 10.000. Además, indicó que dado que el origen de estos gendarmes es militar, será necesario volver a ocupar las plazas de soldados que el Ejército ha cedido al nuevo grupo. “Va a costar más del doble tener exactamente el mismo cuerpo. Y dónde está la evidencia de que esto va a generar dos veces más seguridad. Si no genera más seguridad, no sirve”, cuestiona. En los últimos seis años, la Policía Federal creció de 6.000 a 36.000 uniformados, en medio de la estrategia de seguridad del expresidente Felipe Calderón y la violencia ligada al tráfico de drogas que ha dejado unos 70.000 muertos en el país.

Las dudas sobre el origen de la Gendarmería aumentan una vez que el Gobierno mexicano ha confirmado que tanto los gendarmes como sus mandos tendrán su origen en el Ejército. Aunque Toledo explicó que la preparación de este cuerpo de seguridad incluye su adaptación de la preparación castrense a una mentalidad policial, los expertos en el tema insisten que esencialmente serán elementos de una preparación militar con uniforme de policía. “La historia enseña que cuando los militares son desplegados para tareas de seguridad pública incurren en conductas que multiplican los desvíos, provocando violaciones a los derechos humanos”, apunta en entrevista a EL PAÍS, Ernesto López Portillo, director del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde), quien ante el anuncio de Toledo mostró públicamente su rechazo a la creación de la Gendarmería.

López Portillo señala que la Gendarmería, tal como la describió Toledo, ignora el carácter civil de la fuerzas de seguridad y pasa por alto, incluso, a la Constitución mexicana. El director del Insyde describió como “grave” el hecho de que el anuncio se hiciera en un foro de seguridad particular, sin un documento y que hasta el momento el Gobierno mexicano no haya desmentido o aclarado las declaraciones del Inspector General de la Comisión Nacional de Seguridad. Desde diciembre, cuando el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, propuso la creación de la Gendarmería, algunos funcionarios han revelado algunos detalles sobre su conformación a cuentagotas, sin que exista una propuesta formal sobre el proyecto.

Los expertos en seguridad esperaban foros de discusión y conocer la propuesta del presidente mexicano, que les había prometido el Consejo Rector del Pacto por México a través de su presidente, el dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano. Hasta el momento ninguna de las organizaciones que se han pronunciado a favor de la consulta sobre la creación de la Gendarmería ha sido convocada para debatir sobre el tema, según confirmaron los investigadores. Este periódico ha intentado contactar sin éxito a Toledo Moreno para conocer más detalles del nuevo cuerpo policial.