Javier Sicilia: “Sin un México fuerte, Estados Unidos se desmoronará”

El fundador del Movimiento por la Paz cree que ninguno de los países "podrá sobrevivir al bloque asiático sin una relación de colaboración"

Javier Sicilia, en su casa de Cuernavaca en marzo.
Javier Sicilia, en su casa de Cuernavaca en marzo.SAÚL RUIZ

Javier Sicilia (Ciudad de México, 1956) no querría tener que responder nunca a esta entrevista, aunque lo hace con absoluta amabilidad. La vida del poeta cambió de rumbo hace dos años cuando el crimen organizado acabó con la vida de su hijo Juanelo en una de esas masacres horribles que a cada tanto remueven la conciencia de la sociedad mexicana. Sicilia podría haberse encerrado en su casa de Cuernavaca (Estado de Morelos) y ser solo un nombre más en la lista de los padres que perdieron a 70.000 de sus hijos durante el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012). En cambio salió a la calle y comenzó a caminar creando un efecto parecido al de aquel flautista del cuento. Se le unieron miles de personas y se puso a la cabeza del Movimiento por la Paz, que desde entonces lucha por la justicia de todos los muertos y desaparecidos del país.

El poeta que jamás pensó que su cara sería reconocida por las calles y que su voz daría voz a tantos ignorados en México, contesta a estas preguntas con motivo de la visita a México del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Pregunta. ¿Qué debería hacer México para modernizar sus relaciones con EE UU?

Respuesta. Empezar a mirarlo no como un enemigo sino como un socio al que debe de exigirle apoyo y una relación de igualdad y de dignidad. Mostrarle que con un México débil, en guerra y sin instituciones fuertes y democráticas, la dignidad estadounidense peligra.

P. ¿Qué debería hacer EE UU para modernizar sus relaciones con México?

R. Empezar a mirarlo no como lo extraño y lo salvaje que quiere aprovecharse de su situación de potencia mundial y dañarlo. Si no lo mira así, tendrá confianza en él y lo ayudará a fortalecerse. Lo que menos conviene a los Estados Unidos es un México destrozado y tratado como su traspatio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. ¿Cómo cree que deben abordar ambos países el problema del narcotráfico?

R. Como una prioridad de la agenda binacional que debe caminar hacia su regulación. La droga no debe ser ya vista como un problema de seguridad nacional sino de salud pública. Ese tema debe ir acompañado de otros dos fundamentales: el del control irrestricto de las armas de asalto y el de una política frontal contra el lavado de dinero. Si esos temas no se abordan con la radicalidad que merecen, no habrá manera de controlar la violencia ni de detener la destrucción de la vida democrática.

P. ¿Cuál sería la reforma migratoria más beneficiosa para ambos países?

R. No tengo muchos elementos para responder a esta pregunta.

P. ¿Hablarán algún día los dos países en pie de igualdad, o será siempre México el hermano pequeño?

R. Tenemos que caminar hacia la igualdad si se quiere salvar la dignidad del continente americano. Ni México ni Estados Unidos, dentro del parte aguas civilizatorio que vive el mundo, podrá sobrevivir a la emergencia del bloque asiático sin una relación de mutua y verdadera colaboración. Sin un México fuerte y en paz, Estados Unidos se desmoronará también.

Sobre la firma

Inés Santaeulalia

Es la jefa de la oficina de EL PAÍS para Colombia, Venezuela y la región andina. Comenzó su carrera en el periódico en el año 2011 en México, desde donde formó parte del equipo que fundó EL PAÍS América. En Madrid ha trabajado para las secciones de Nacional, Internacional y como portadista de la web.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS