Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama asegura que la aprobación de la reforma sería un logro “histórico”

El presidente muestra su entusiasmo ante su visita esta semana a México y Costa Rica

El presidente Obama durante la rueda de prensa.
El presidente Obama durante la rueda de prensa. AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, manifestó este martes su apoyo a la ley pendiente en el Senado para abordar la reforma migratoria. El texto legislativo fue presentado recientemente por el “Grupo de los Ocho” senadores -cuatro demócratas y cuatro republicanos- y puede convertirse en la mayor renovación del sistema de inmigración en más de tres décadas.

“Tengo confianza en que el trabajo entre los dos partidos para abordar la reforma resultará en una ley que pueda aprobar el Senado, consiga el respaldo de la Cámara y acabe llegando a mi mesa”, afirmó Obama durante la rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca con motivo de los primeros 100 días de su segundo mandato. “Y eso será un logro histórico”.

Obama reconoció, como ya han hecho antes otros senadores involucrados en la negociación, que el texto no es el que él hubiera escrito. El Grupo de los Ocho admitió durante el acto de presentación del proyecto de ley que todos habían hecho concesiones y que ninguna de las partes -sindicatos, empresarios, organizaciones religiosas y políticas- podía afirmar que la ley incluyera todas sus peticiones.

En el caso del presidente -que rechazó presentar su propio borrador para no interceder con las negociaciones en las cámaras legislativas- el texto incluye sus principios generales para la reforma, como la vía para la ciudadanía, el aumento de la seguridad de la frontera y la unificación de los criterios legales para la inmigración. Obama rechazó pronunciarse sobre el texto que también prepara, por separado, la Cámara de Representantes y que, según los legisladores implicados en esa negociación, impondría condiciones más duras para la regularización de indocumentados que el planteado en el Senado.

“Todavía no he visto lo que propondrán los representantes, pero quizás piensen que puedan responder a esos principios de manera distinta”, dijo Obama. “Pero si no cumple con esos criterios, no apoyaré esa ley”. El líder estadounidense, que convirtió la reforma migratoria en una de sus prioridades para este segundo mandato, ha dejado sin embargo que sean los legisladores quienes tomen la iniciativa en esta reforma, confiando en que, dada la división política en Washington, pueda lograr así más apoyos entre los conservadores.

Obama afirmó el pasado mes de enero, cuando el Grupo de los Ocho anunció la colaboración bipartita para escribir el texto legislativo, que vetaría cualquier propuesta que no incluya una vía para regularizar a los 11 millones de indocumentados que se estima viven en Estados Unidos, que no garantice la seguridad en la frontera -sin supeditar a este factor el resto de reformas- y que no castigue a aquellos empresarios que contraten deliberadamente a indocumentados.

La comparecencia de Obama se produjo además dos días antes de su visita a México y Costa Rica, donde celebrará una reunión bilateral con el presidente Enrique Peña Nieto y con el conjunto de mandatarios de la región. El estadounidense celebró este lunes la oportunidad de encontrarse con su homólogo mexicano y reforzar las relaciones económicas entre ambos países. Según Obama, la reunión también servirá para tratar otros temas de gran interés en la región, como la reforma migratoria, la seguridad y la lucha contra el narcotráfico.

Gran parte de nuestra atención estará en la economía. Hemos dedicado tanto tiempo a la seguridad entre EE UU y México que creo que a veces olvidamos que se trata de un tremendo aliado comercial responsable de gran cantidad de puestos de trabajo a ambos lados de la frontera”, aseguró el presidente.

Obama aseguró que Peña Nieto le ha transmitido su compromiso para trabajar en la lucha contra los cárteles de la droga. “Hemos hecho grandes avances en la cooperación y coordinación entre los dos gobiernos durante los últimos años”, reconoció. “Pero mi impresión es que todavía podemos mejorar, así que hablaremos de lo que debemos hacer para ser aún más eficientes”.