Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y oposición venezolanos pactan revisar el voto

Ambas partes supervisarán la revisión del 46% de las urnas, que durará un mes

Una mujer pasa frente a un muro con una pintada de Chávez y Maduro.
Una mujer pasa frente a un muro con una pintada de Chávez y Maduro. AFP

Tanto la oposición como el Gobierno de Venezuela se han dado por satisfechos con la decisión del Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE) de terminar de contar los votos emitidos en las polémicas elecciones ganadas el domingo por Nicolás Maduro, el delfín del presidente Hugo Chávez. “Aceptamos esa decisión”, dijo el candidato de la opositora Mesa de la Unidad, Henrique Capriles, al tiempo que felicitó a sus seguidores por lo que consideró un logro para su causa.

Poco después, el presidente del Parlamento y número dos del régimen, Diosdado Cabello, tuiteó: “Ese 46% de auditoría adicional va a dar los mismos resultados, Nicolás Presidente y el fascista de Capriles va a seguir chillando”.

El pasado domingo se abrió el 54% de las urnas, un procedimiento de rutina cada vez que hay comicios en Venezuela. La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, ha consentido abrir el resto en aras, dijo, “de aportar a la preservación de un clima de armonía entre venezolanos”. La próxima semana se anunciará la fecha de la auditoría, que se hará en presencia de técnicos de ambas partes y durará un mes. Después de cada tanda, Lucena se ha comprometido a entregar a la opinión pública un informe.

Capriles y la presidenta del Consejo Electoral han pedido paciencia para que el proceso se pueda completar sin contratiempos. Ambos parecían estar pensando en los desórdenes callejeros poselectorales en los que murieron 8 personas, 61 resultaron heridas y 250 fueron detenidas.

En caso de que la revisión ratifique a Maduro, la oposición podrá recurrir a los tribunales ordinarios, dijo a este diario Ramón José Medina, miembro del equipo de campaña de Capriles. Pero esa posibilidad de impugnar los resultados parte con un plomo en el ala. El miércoles la presidenta del Tribunal Supremo, Luisa Estela Morales, dijo que en Venezuela el voto manual no existe. Además, la Sala Constitucional, que preside Morales, jamás ha tomado una decisión contraria a los intereses del Gobierno y los 32 magistrados que lo componen son fichas del chavismo. “Es obvio de Morales emitió una opinión de fondo sobre un tema que no hemos planteado. Por ello queda inhabilitada. Nosotros la recusaremos en caso de que vayamos al tribunal”, explicó Medina. Será, en todo caso, una lucha larga, “tan larga como el CNE y el Gobierno quieran”, aclara el opositor, "y no estará circunscrita a esas acciones, que tienen pocas posibilidades de éxito".

Ya el mero hecho de que se haya producido un resultado tan ajustado (el 1,83%, según la última actualización) es una victoria para la oposición. Hace poco más de un mes, en medio de las épicas exequias del caudillo bolivariano, nadie apostaba por las posibilidades de Capriles, el gobernador del estado de Miranda. El abanderado de la coalición opositora no solo logró remontar casi 20 puntos de diferencia, sino que hizo tambalear los cimientos de un Ejecutivo que partía con todo a su favor.

Capriles logró poner contra la pared a un Gobierno que en tiempos de Chávez siempre estuvo a la ofensiva. Apenas se encendió la protesta opositora por el estrecho resultado. Maduro y sus compañeros amenazaron con “radicalizar” la revolución, una advertencia que en el pasado también solía hacer Chávez sin que la sangre llegara al río. Así, por ejemplo, el presidente encargado presionó a los dos canales de televisión de mayor audiencia —Venevisión y Televen— para que “definieran de qué lado estaban”, una directa advertencia para que ambas plantas dejaran de emitir los pronunciamientos de Capriles.