Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Franco Marini se perfila como el próximo presidente de Italia

El líder del centroizquierda italiano Bersani pacta su candidatura con Berlusconi

La periodista Gabanelli rechaza ser la candidata del Movimiento 5 Estrellas de Grillo

Franco Marini (derecha), entonces presidente del Senado, saluda al presidente de la República, Giorgio Napolitano, en 2008.
Franco Marini (derecha), entonces presidente del Senado, saluda al presidente de la República, Giorgio Napolitano, en 2008. AP

Franco Marini, de 80 años, exsindicalista, expolítico, expresidente del Senado y católico, tiene muchas papeletas para convertirse en el próximo presidente de la República. El nombre fue anunciado la noche de este miércoles por el líder del centroizquierda, Pier Luigi Bersani, después de haber obtenido el visto bueno del líder del centroderecha, Silvio Berlusconi, y del todavía primer ministro técnico, Mario Monti. La decisión de Bersani, descartando la propuesta del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo e incluso la opinión contraria de algunos sectores del Partido Democrático (PD), puede abrir una vía de agua importante en la ya precaria estabilidad de la izquierda italiana.

Al final, como temía el cómico Beppe Grillo, Bersani ha preferido pactar con Berlusconi antes que apostar por un cambio radical. Solo la elección de un candidato incuestionable por su valía y ecuanimidad —¿lo es Marini?— podría hacer olvidar el triste espectáculo que han ofrecido las dos grandes formaciones políticas italianas en la víspera de la elección del nuevo presidente de la República, que hoy comienza a votarse por 1.007 grandes electores.

Del mercadeo en lo oscuro entre los dos partidos en teoría antagónicos solo se iba sabiendo lo que acertaban a adivinar los medios de comunicación. Finalmente, Marini se convirtió en el verdadero protagonista de un sorprendente regreso al pasado al imponerse sobre una terna que habría integrado junto con los ex primeros ministros de centroizquierda Giuliano Amato y Massimo D'Alema.

Stéfano Rodotá, en una imagen de 2009.
Stéfano Rodotá, en una imagen de 2009.

Bersani, quien durante 40 días intentó el apoyo de Beppe Grillo a su Gobierno, ha prescindido totalmente del Movimiento 5 Estrellas para la elección del sustituto de Giorgio Napolitano. Ayer se supo además que Milena Gabanelli, la periodista de investigación propuesta mediante votación en Internet por el Movimiento, había declinado la invitación a competir con una declaración impecable: “Soy una periodista, y solo a través de mi trabajo —que amo profundamente— intento cambiar las cosas”. Ante la negativa de Gabanelli y del segundo clasificado en la votación del Movimiento 5 Estrellas, Grillo propuso al jurista Stefano Rodotà, de 80 años. Algunos medios habían especulado que Rodotà podía ser un punto de acuerdo entre Grillo y Bersani, pero el candidato del centroizquierda optó por el pacto con Berlusconi, con el que se mantuvo en permanente contacto telefónico y quien a última hora de la noche de este miércoles bendijo la nominación de Marini.

El problema para Bersani puede venir de sus propias filas. El alcalde de Florencia, Matteo Renzi, ha mostrado públicamente su rechazo a la decisión del secretario general del PD: “Rodotà [el candidato de Beppe Grillo tras la renuncia de la periodista Gabanelli] era mucho mejor candidato que Marini”.

 

Más información