Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capriles suspende las protestas tras los siete muertos por enfrentamientos

El líder opositor venezolano insiste en la auditoría de las elecciones presidenciales y llama a sus seguidores a “recogerse” de las calles para evitar estallidos de violencia.

También ha pedido diálogo para solventar la crisis política que atraviesa Venezuela.

Protestas en Venezuela. Atlas

El líder opositor venezolano, Henrique Capriles, ha hecho un llamamiento a sus seguidores a retirarse de las calles y le ha pedido al Gobierno, representado por el presidente encargado Nicolás Maduro, emprender el camino del diálogo para resolver la crisis política que atraviesa Venezuela, tras el cerrado resultado que arrojaron las presidenciales del pasado domingo. “Yo solo estoy pidiendo contar las votos”, ha insistido Capriles y ha mostrado, durante una conferencia de prensa con medios internacionales, las pruebas de las irregularidades que ha denunciado desde el pasado día 14 y que afectan la credibilidad del proceso electoral.

De acuerdo al boletín oficial del Consejo Nacional Electoral, el candidato oficialista, Nicolás Maduro, fue el vencedor de estos comicios con una ventaja de 1,7%, que representa unos 230.000 mil votos sobre un universo de casi 15 millones de votos válidos. Según Capriles, ocurrieron más de 3.200 irregularidades durante el proceso del domingo –máquinas de votación dañadas, “muertos” votando, coerción a través del “voto asistido”-, que afectan la voluntad expresada por cientos de miles de electores.

"Es el momento de la inteligencia, de la razón. No podemos perder el rumbo. El rumbo es la paz. No es con amenazas que se resuelven los problemas de Venezuela, es con el diálogo", ha dicho Capriles como respuesta al discurso que, horas antes, ofreció el presidente encargado, Nicolás Maduro, donde advertía a los venezolanos que estaba dispuesto a “radicalizar la revolución”. Para Capriles, es el Gobierno quien está detrás de la violencia desatada desde este lunes por la tarde en las principales ciudades del país donde, de acuerdo a la Fiscalía General de Venezuela, murieron al menos siete personas y 61 resultaron heridas. Durante estos eventos, se produjeron 135 detenciones, entre ellas, las de dos periodistas de un diario regional del Estado Zulia. “Se apela al discurso radical cuando no hay ideas (…) No le he escuchado a Maduro ni una solución para salir de esta crisis. Hay una crisis política, si el Gobierno quiere tratar de ocultarla vamos a ver cuánto le dura”, ha señalado.

El candidato de la opositora Mesa de la Unidad Democrática -la alianza que reúne a una veintena de partidos de oposición-- ha pedido a sus seguidores volcados desde lunes en las calles, que vuelvan a sus casas y ha suspendido la marcha pautada para mañana en Caracas, que tiene como finalidad pedir al Consejo Nacional Electoral que se haga un recuento del 100% de los votos, a través de la revisión de las papeletas, las actas y los cuadernos de votación. “Me han advertido que el Gobierno ha empezado a infiltrar personas en la movilización que he convocado al CNE. Mañana no vamos a movilizarnos y le pido a todos mis seguidores recogerse. El que salga, está del lado de la violencia, le está haciendo el juego al Gobierno. Vamos a derrotar esto desde la protesta pacífica”, ha dicho Capriles. En lugar de protestas de calle, el candidato presidencial y gobernador del Estado capitalino de Miranda ha convocado a su militancia a un “cacerolazo” en todo el país, esta noche, a las 20.00 de Caracas.

Capriles y su comando han enseñado las pruebas de algunas de las irregularidades que han sido denunciadas formalmente este lunes ante la autoridad electoral. Entre ellas, fotografías que muestran el “voto asistido” por testigos chavistas, que vigilaban a los electores y les indicaban frente a la máquina de votación por quién sufragar. Dijo que los testigos de la oposición fueron expulsados por la fuerza, en algunos casos utilizando armas de fuego, de 183 centros electorales. Que posee reportes de 535 máquinas de votación dañadas durante el proceso, que afectaron el voto de unos 700 mil electores. Que se calcula que hay 600 mil electores ya fallecidos y aún registrados en el padrón electoral. Y que en algunos centros, el candidato Maduro obtuvo hasta 500% más escrutinios de los que obtuvo el fallecido presidente Chávez en las presidenciales de octubre de 2012, donde logró su cuarta reelección. “¿Quién puede creer que Maduro haya podido sacar en un centro de votación más votos que Chávez”, preguntó Capriles, mostrando el registro de cientos de actas donde se produjo este resultado.

El candidato de la MUD informó también que ha sostenido conversaciones con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, y con algunos jefes de Estado de la región. Este lunes, Insulza declaró que apoya la solicitud de Capriles para que se efectúe el recuento del 100% de los votos.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >