Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos 40 minutos antes de cometer un delito

La Comisión de Derechos Humanos del DF pide castigos por las detenciones irregulares y los abusos policiales en las manifestaciones de la toma de posesión de Peña Nieto

Uno de los detenidos liberados este domingo.
Uno de los detenidos liberados este domingo. EFE

Una veintena de jóvenes son detenidos, acusados de haber dañado una furgoneta de policía a las 13.00. Imposible: para entonces llevaban 40 minutos metidos en patrullas de policía, y además en otra confluencia de calles de la zona. Es solo un ejemplo, documentado en vídeo, entre los 99 casos de detenciones arbitrarias que documenta la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) en las protestas de la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto, el pasado 1 de diciembre, convertidas en una auténtica batalla campal.

La oficina del Defensor del Pueblo de la capital también ha documentado detenciones hasta las 20.30, horas después de que acabaran los incidentes. “Detengan a todos aquellos que llevan mochila atrás, esos son los vándalos”, le dice un policía a otro en una de las grabaciones. El operativo “fallido” de la policía capitalina no consiguió detener a los “vándalos” en el momento de cometer un delito, así que lo hizo de forma arbitraria, dice el primer visitador general de la CDHDF, Mario Patrón.

"Detengan a todos aquellos que llevan mochila atrás, esos son los vándalos", le dice un policía a otro en una de las grabaciones

Hay más abusos policiales: descargas eléctricas en las patrullas de policía, seis casos de brutalidad policial –una de las víctimas recibió unos 200 golpes- , agentes que patearon a un hombre en el suelo, 58 personas que estuvieron retenidas más de las 48 horas que marca la ley, uno que denunció tocamientos y decenas que sufrieron tratos degradantes en el Reclusorio Norte, donde fueron obligados a desnudarse y a hacer sentadillas.

El movimiento juvenil Yo Soy 132, impulsor de las movilizaciones contra Peña Nieto, denunció en diciembre la detención de personas inocentes y el abuso de fuerza en las cargas policiales, que emplearon gases lacrimógenos y pelotas de goma. Un joven perdió un ojo por el impacto de un proyectil y otro resultó gravemente herido. Estos hechos los investiga la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ya que supuestamente los llevaron a cabo policías federales.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal ha pedido este miércoles sanciones contra los responsables. Tras analizar más de 2.000 horas de vídeo y siete horas de grabaciones de la radio de la policía, queda documentada “la violación del derecho a la seguridad personal, a la libertad personal, a la integridad personal, el derecho a la libre manifestación y a la protesta” de 102 personas, según el responsable del organismo, Luis González Placencia. La comisión recomienda ahora una “reforma democrática de la policía”, la creación de un auditor independiente y que se redacten protocolos para la custodia de los detenidos.

Inmediatamente después de las protestas el alcalde de la ciudad, Marcelo Ebrard (del izquierdista PRD), no dudó en atribuir los incidentes violentos en el centro de la ciudad y las inmediaciones del Congreso a manifestantes de los grupos anarquistas Bloque Negro México, Cruz Negra y Coordinadora Estudiantil Anarquista. Yo Soy 132, que siempre se ha definido como un movimiento pacífico de protesta, culpó a infiltrados de la policía de los choques violentos.

Más información