Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco muertos en una reyerta con tintes sectarios en Egipto

Las víctimas fueron abatidas a tiros durante un incidente por motivos no aclarados pero que pueden tener motivación religiosa

Un grupo de cristianos rodea la iglesia de San Jorge, en Khosous, después de los enfrentamientos del sábado
Un grupo de cristianos rodea la iglesia de San Jorge, en Khosous, después de los enfrentamientos del sábado REUTERS

Cinco personas murieron la noche del viernes en la ciudad de Khosous, situada en la provincia de Qalyubia, al norte de El Cairo, durante una reyerta que podría tener una motivación sectaria. Según el Ministerio de Sanidad, las cinco personas murieron por haber recibido disparos con balas. Las fuerzas de seguridad, que han arrestado a 15 personas, se han desplegado en la ciudad y han conseguido contener la violencia. El origen de la disputa es confuso. De acuerdo con MENA, la agencia de noticias egipicia, un grupo de jóvenes cristianos y musulmanes se habría enzarzado en una pelea después de que los primeros hubieran pintado cruces en las puertas de una escuela de la red de Al Azhar, la más prestigiosa institución religiosa del Islam sunnita, con sede en El Cairo.

Sin embargo, la página web del periódico oficialista Al Ahram cita a testigos oculares que aseguran que los enfrentamientos empezaron a causa de un litigio entre dos familias, una cristiana y otra musulmana. La pugna se habría extendido a otros miembros de ambas comunidades. Los incidentes y reyertas de naturaleza sectaria no son extrañas en Egipto, un país de 85 millones de habitantes que cuenta con una minoría cristiana que asciende aproximadamente 10% de la población.

Un cordón policial rodeó la iglesia de Mar Girgis (San Jorge), donde  algunos de los cristianos que participaron en la reyerta se habrían refugiado. La policía llegó al recinto religioso cuando un grupo de musulmanes se congregó frente a su puerta con el objetivo de prenderle fuego.

Los incidentes sectarios no son extraños en Egipto, un país de 85 millones de habitantes  con una minoría cristiana que asciende al 10% de la población.

La revolución egipcia de 2011, que depuso al dictador Hosni Mubarak, no consiguió poner fin a los enfrentamientos sectarios. Más bien todo lo contrario, ya que el vacío de seguridad durante los meses posteriores a la rebelión a causa de la desaparición de la policía hizo aflorar tensiones latentes. El episodio más sangriento tuvo lugar en octubre del 2011, cuando una manifestación de cristianos fue atacada por militares, provocando la muerte de al menos 27 personas.

La noticia coincide con el quinto aniversario de la “revuelta del 6 de abril” en las fábricas de la ciudad industrial de Mahalla, el primer acto público masivo de oposición al gobierno de Mubarak. A raíz de aquellos incidentes se creó el Movimiento 6 de Abril, uno de los grupos de jóvenes revolucionarios más célebres. Esta organización, junto con otros grupos opositores, ha celebrado hoy la efeméride con movilizaciones para pedir la dimisión del presidente islamista Mohamed Morsi.