Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uruguay, a un paso de legalizar el matrimonio homosexual

El Senado aprueba con mayoría abrumadora un proyecto de ley que equipara los enlaces de parejas de igual o distinto sexo. Solo falta la ratificación del Congreso

Miembros de la comunidad gay, en el debate del Senado.
Miembros de la comunidad gay, en el debate del Senado. EFE

Uruguay se quedó hoy a un paso de convertirse en el segundo país sudamericano en legalizar el matrimonio homosexual (junto a al Estado brasileño de Alagoas) después de que su Senado aprobara con mayoría abrumadora un proyecto de ley que equipara en nombre, derechos y obligaciones los enlaces de parejas de igual o distinto sexo.

Ahora el proyecto deberá ser ratificado por la Cámara de Diputados, que ya aprobó el proyecto original el pasado mes de diciembre con los votos a favor de 81 de los 87 diputados presentes, y que tendrá que votar de nuevo debido a las modificaciones que el Senado introdujo en la iniciativa, pero se da por descontado que saldrá adelante sin ningún problema.

La norma, denominada Ley de Matrimonio Igualitario, señala expresamente que el Código Civil considerará como matrimonio "la unión permanente entre dos personas de igual o distinto sexo" y elimina de su articulado las palabras "hombre y mujer" para sustituirlas por "cónyuges".

El Senado dio por buena la iniciativa con veintitrés legisladores a favor y solo ocho en contra, con votos positivos de miembros de todos los partidos políticos en la Cámara.

El resultado también puso de manifiesto una vez más los parámetros laicos con los que se comporta la clase política uruguaya, que en esta ocasión hizo oídos sordos a las palabras del líder de la Iglesia Católica uruguaya, el Arzobispo de Montevideo Nicolás Cotugno, quien pidió a los legisladores católicos no votar una iniciativa que a su juicio va "en contra del proyecto de Dios".

Precisamente, el presidente del opositor y conservador Partido Nacional, Luis Alberto Heber, señaló que los integrantes de su bloque tendrán libertad de voto entre otras cosas porque el suyo "no es un partido que acepte los dictados de la Iglesia".

Durante el debate, el senador nacionalista Jorge Larrañaga justificó su voto a favor porque como "hombre liberal" no podía permitirse "regular un acto tan íntimo" como el amor entre dos personas.

"Estamos frente a una cuestión de derechos, que considera la libertad de los individuos y que pone los límites al Estado. Él, no debe prohibir ni cercenar la autonomía de la voluntad de sus ciudadanos. Por tanto, poniendo en la balanza estos principios de libertad y de igualdad que conforman un estatuto de justicia, no cabe sino el apoyo. Aquí hay un reconocimiento a una realidad", justificó.

Las críticas más duras a la iniciativa se dirigieron a las otras modificaciones del Código Civil, que dará libertad a las parejas del mismo sexo para elegir libremente el orden de los apellidos de sus hijos y que permitirá la adopción a los matrimonios homosexuales.

Uruguay es reconocido por ser uno de los países más progresistas del continente en políticas sociales.

El siglo pasado fue uno de los primeros en reconocer el voto femenino y el divorcio por la sola voluntad de la mujer, además de aplicar a rajatabla la separación entre Iglesia y Estado, hasta el punto de haber cambiado oficialmente festividades religiosas como la Semana Santa por la laica Semana de Turismo.

Durante la presente gestión del presidente José Mujica (2010-2015), que lidera por segunda vez en la historia el Gobierno del izquierdista Frente Amplio, tras el de Tabaré Vázquez (2005-2010), también se han tomado medidas como la despenalización del aborto, además de haber abierto al debate parlamentario una propuesta para legalizar la marihuana.

En la actualidad el matrimonio homosexual es legal en España, Holanda, Bélgica, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia y Dinamarca, así como en seis estados de EE UU, la capital de México, el estado mexicano de Quintana Roo y en el estado brasileño de Alagoas.