El Movimiento por la Paz de Javier Sicilia cumple dos años

El poeta y líder de la organización de víctimas pide al Gobierno que pase a la acción

Sicilia abraza a familiares de víctimas en el primer aniversario del asesinato de su hijo
Sicilia abraza a familiares de víctimas en el primer aniversario del asesinato de su hijoEFE

Una magnolia plantada en Ocotepec, Estado de Morelos, por el líder del Movimiento por la Paz, Javier Sicilia, recuerda desde hoy a Juanelo, como llamaban a su hijo, que murió a los 24 años. También a los otros seis muertos de aquel 28 de marzo de 2011, a los miles de fallecidos de los que solo sus familias conocen el nombre y a los desaparecidos, una cifra que el nuevo Gobierno de Enrique Peña Nieto ha cifrado en 27.523 en seis años. Este jueves se cumplen dos años de la muerte del hijo del poeta y del nacimiento del Movimiento por la Paz, una organización en la que miles de víctimas del crimen organizado han encontrado aliento. Sicilia pidió por la mañana al Gobierno de Enrique Peña Nieto que pase a la acción después de promulgar la ley general de víctimas: “Mientras no haya justicia, todo queda en el discurso”.

Aquel 28 de marzo de 2011 la policía halló siete cadáveres en un vehículo en el municipio de Texmico, Morelos. No fue algo excepcional en un país en el que en el sexenio de Felipe Calderón murieron más de 60.000 personas. Tampoco sería extraño a día de hoy. Este lunes, por ejemplo, murieron en Morelos 12 personas en casos violentos. Si algo cambió aquella fecha fue que los muertos no fueron solo un número. El nombre de Juan Francisco Sicilia se coló en todas las casas mexicanas. Era uno de los cadáveres hallados dentro del vehículo. Ese día mataron al hijo del poeta.

Javier Sicilia, líder del movimiento, se ha convertido desde entonces en un altavoz para las víctimas. El poeta es la cara del movimiento y el centro de atención de los micrófonos, pero sobre todo es uno de ellos. Un padre que perdió a su hijo y que solo busca justicia. En estos dos años de andadura, la organización ha llevado a cabo decenas de movilizaciones y tres caravanas, una de ellas por Estados Unidos, para colocar a las víctimas en la agenda política.

La presión ejercida logró que a principios de este año el Gobierno de Peña Nieto promulgara la ley general de víctimas, un hecho que fue celebrado por el propio Sicilia. Tres meses después, el poeta advierte al presidente de que su apoyo no es permanente y anuncia nuevas movilizaciones si no se pasa a la acción. Sicilia se ha ganado en este tiempo el cariño de las víctimas y el respeto de los políticos, que saben que enfrentarse a él es como abofetear a miles de familias que han perdido a los suyos.

Un grupo de personas del Movimiento por la Paz se trasladó en la tarde del jueves a la Ciudad de México para conmemorar su aniversario frente al monumento Estela de la Luz, al que rebautizaron como Estela de la Paz. Sicilia ha anunciado una campaña para recoger firmas con el propósito de que el Gobierno reconvierta el monolito, construido por Calderón con un sobrecoste excesivo, en un monumento a la memoria de las víctimas y los desaparecidos de México.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Inés Santaeulalia

Es la jefa de la oficina de EL PAÍS para Colombia, Venezuela y la región andina. Comenzó su carrera en el periódico en el año 2011 en México, desde donde formó parte del equipo que fundó EL PAÍS América. En Madrid ha trabajado para las secciones de Nacional, Internacional y como portadista de la web.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS