Un priista quiere llegar a alcalde con las manos manchadas de sangre

Jacinto Pineda Casimiro fue captado golpeando a un profesor que falleció tras la agresión

Jacinto Pineda Casimiro apaleando al profesor Serafín García en 2004.
Jacinto Pineda Casimiro apaleando al profesor Serafín García en 2004.TOMÁS MARTÍNEZ (GRUPO REFORMA)

El priista Jacinto Pineda Casimiro, conocido como El Diablo, busca ser alcalde del municipio de Huautla de Jiménez (en el estado mexicano de Oaxaca). Su aspiración no tendría nada de particular si no fuera porque hay imágenes fotográficas en donde se le ve, en 2004, propinar golpes al profesor Serafín García, quien tras la paliza perdió la vida.

La historia comenzó en julio de ese año. El entonces candidato del PRI a gobernador del estado, Ulises Ruiz, quiso visitar Huautla pero se encontró con una protesta que trataba de impedirle que realizara ahí un mitin. Junto con otros individuos no identificados, Pineda Casimiro disolvió la protesta palo en mano.

Los hechos quizá habrían pasado como uno más de los incidentes de violencia que se registran a menudo en Oaxaca --donde este domingo por ejemplo fue asesinado el alcalde de San Juan Mixtepec— si no hubiera sido porque el diario REFORMA tenía ahí un fotógrafo. En las imágenes se ve a Pineda Casimiro tundiendo a palos a un Serafín García, de 63 años, que ya estaba en el suelo.

Pineda Casimiro ha acudido este domingo a las oficinas de su partido en el estado de Oaxaca para registrar su petición para ser candidato a la alcaldía en las elecciones del 7 de julio próximo. Medios locales han descrito que el priista llegó acompañado de un grupo de simpatizantes que usaban camisetas de la Confederación Nacional Campesina (CNC), uno de los sectores formales del PRI.

Tras el asesinato de García, Pineda Casimiro nunca fue detenido, ni cuestionado por su participación en la golpiza al profesor. Desde entonces ha participado en numerosos actos políticos de su partido e incluso ha crecido su influencia en él.

El año pasado, por ejemplo, asistió a una comida organizada por el PRI de Oaxaca para recibir al entonces candidato presidencial, Enrique Peña Nieto. También acompañó al exdiputado federal Elpidio Concha en varios actos. De hecho, en las fotos de REFORMA ambos aparecen juntos tras la paliza al maestro Serafín. En 2010, intentó postularse al mismo cargo que busca ahora, pero aseguró a la prensa que su partido impidió su candidatura “por miedo a su estigma”. Hoy vuelve a intentarlo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS