Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exilio sirio elige a un empresario con lazos en EE UU como su primer ministro

Ghassan Hitto estuvo al frente de empresas de telecomunicaciones en Tejas

Hombre de consenso, el elegido dirigió una escuela privada islámica en el mismo Estado

El primer ministro interino de la oposición siria, Ghassan Hitto, interviene ayer tras su elección.
El primer ministro interino de la oposición siria, Ghassan Hitto, interviene ayer tras su elección. AFP

El principal grupo de la oposición siria ha nombrado un primer ministro interino como primer paso para formar un Gobierno en el exilio. Tras un voto muy apretado, la Coalición Nacional Siria (CNS) eligió este martes a Ghassan Hitto, un empresario de las telecomunicaciones de 50 años nacido en Damasco. "Doy mi enorme agradecimiento a los héroes y revolucionarios del pueblo sirio, estamos con vosotros", declaró Hitto tras su nombramiento, que llegó después de largas discusiones entre los diferentes líderes de la Coalición durante todo el día del lunes en Estambul.

La CNS se creó en noviembre de 2012 y es la principal organización política que reúne a diferentes grupos opuestos al Gobierno del presidente Bachar el Asad. Días después de su nacimiento, países como Arabia Saudí, Qatar, Francia y Turquía y también la Unión Europea reconocieron a la CNS como "la representante legítima" del pueblo sirio.

Ghassan Hitto, quien se llevó 35 de los 48 votos, llevaba más de 20 años viviendo en Estados Unidos y es poco conocido en Siria. Se trasladó a Turquía el pasado noviembre para intentar ayudar en la coordinación de la entrega de ayuda humanitaria a las zonas rebeldes en Siria.

Ahora, su primera tarea será nombrar un Gobierno en el exilio, del que se esperará que comience a administrar las partes de Siria controladas por el llamado Ejército Libre Sirio y otros grupos opuestos a El Asad.

Actualmente, son pequeñas organizaciones civiles y, sobre todo, las propias facciones armadas rebeldes, algunas de ellas formadas por islamistas radicales en la órbita de Al Qaeda, las que administran las distintas zonas bajo su control, sobre todo en el norte del país.

Estos días se cumplen dos años del inicio del conflicto en Siria. El Asad respondió con violencia a una serie de manifestaciones eminentemente pacíficas contra su Gobierno en marzo de 2011, lo que acabó desembocando en la actual guerra civil.

Desde entonces, más de 70.000 personas han muerto, la gran mayoría civiles y muchos de ellos como víctimas de bombardeos aéreos por parte del régimen, y más de un millón de sirios se han refugiado en otros países, según cifras de Naciones Unidas.