Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado avanza en la legislación sobre el control de armas

Las disposiciones que se votarán en la cámara Alta suponen el mayor cambio en la legislación sobre armas de EE UU de los últimos años

El presidente del Comité de Asuntos Jurídicos del Senado de EE UU,  Patrick Leahy, conversa con el senador Charles Grassley.
El presidente del Comité de Asuntos Jurídicos del Senado de EE UU, Patrick Leahy, conversa con el senador Charles Grassley. AP

El Comité de Asuntos Jurídicos del Senado de EE UU ha aprobado sendas propuestas de ley que exigen que se prohíban las armas de asalto y que se controlen los antecedentes penales y mentales de los compradores de armas en cualquier tipo de transacció, respectivamente. Ambas disposiciones, que ahora deberán ser debatidas en la cámara Alta del Congreso, donde se toparán con la oposición del Partido Republicano y de varios senadores demócratas, constituyen uno de los principales cambios de la legislación estadounidense sobre el control de armas en los últimos años.

El Comité, que votó la propuesta sobre el control de antecedentes el pasado martes, ha autorizado este jueves el proyecto de ley, a priori, más polémico, que contempla la prohibición de hasta 157 modelos de rifles de asalto y que limita los cargadores a 10 cartuchos.

El texto contempla la extensión del control de antecedentes a todas las transacciones de armas, en la actualidad las ventas entre particulares no exigen ninguna revisión

Barack Obama ha dado la bienvenida a las iniciativas aprobadas por el comité. “El presidente considera que estas leyes son medidas muy importantes que contribuirán a salvar vidas y espera poder seguir trabajando con el Congreso en esta y en otras propuestas similares”, ha indicado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en la rueda de prensa diaria.

Tras la matanza de Newtown, el presidente inició una ofensiva para reforzar el control de las armas de fuego y reducir el número de muertes a manos de las balas. La extensión del control de los antecedentes a todo tipo de ventas de armas y la prohibición de las armas de asalto se encontraban entre las principales medias en la lista de 23 propuestas que Obama presentó a principios de enero.

La propuesta de ley que prevé la prohibición de los rifles de asalto ha sido promovida por la senadora demócrata Dianne Feinstein y ha contado con la oposición de todos los miembros republicanos del comité. (La disposición se ha aprobado por 10 votos a favor y ocho en contra). Los republicanos y parte de sus compañeros demócratas se muestran reticentes a aprobar esta ley por considerar que es contraria al derecho a portar armas que se garantiza en la Segunda Enmienda.

La disposición relacionada con el control de antecedentes, presentada por el senador demócrata por Nueva York, Chuck Schumer, también contó con la oposición de todos los miembros republicanos del comité. El texto contempla la extensión del control de antecedentes a todas las transacciones de armas, en la actualidad las ventas entre particulares no exigen ninguna revisión.

La disposición, a priori, más controvertida, la que contempla la prohibición de los rifles de asalto, ha sido pospuesta hasta el próximo jueves

Los senadores republicanos sostienen que la medida no contribuirá a disminuir la violencia generada por las armas y que es la puerta para que los agentes efectúen registros sobre todos los ciudadanos, incluso los que tienen licencia -ese tipo de registro es ilegal en EE UU. Sin embargo, es la propuesta que cuenta con mayor apoyo entre los ciudadanos del país. Una encuesta publicada este martes por The Washington Post y la cadena ABC asegura que nueve de cada 10 consultados apoya que se exija a todos los compradores de armas un control de sus antecedentes.

Consciente de que es muy poco probable de que su propuesta de ley sea aprobada en el Senado con su redacción, Schumer está trabajando ya en una reforma para tratar de atraer a senadores republicanos que garanticen una menor oposición cuando deba ser debatida en el pleno de la cámara Alta. La nueva versión plantea que no sea necesario requerir los antecedentes en el caso de venta de armas entre familiares y amigos muy cercanos.

La extensión del control de antecedentes es sólo una de las leyes que el Comité de Asuntos Jurídicos ha estudiado este martes. La ley que plantea un incremento presupuestario para reforzar la seguridad de las escuelas también se votó el martes pasado y contado con el apoyo de varios miembros republicanos (14-4). El jueves pasado, el mismo comité también aprobó (11-7) otro proyecto de ley que considera delito federal el tráfico de armas.

La propuesta de ley que propone considerar delito federal el tráfico de armas ha contado con el apoyo republicano. Para conseguir el respaldo de la oposición, el promotor de la norma, el presidente del comité, Patrick Leahy, ha debido incluir una enmienda en la que se prohíbe que el Departamento de Justicia participe en operaciones encubiertas de venta de armas, similares a la de Fast and Furious -en la que murió un agente de fronteras de EE UU-, salvo que sean autorizadas por un fiscal general.

Queda la duda de si las cuatro propuestas sobre el control de armas aprobadas por el Comité de Asuntos Jurídicos se votarán por separado o como parte de una ley colectiva cuando se debatan en el pleno del Senado, una decisión que le corresponde adoptar al líder de la mayoría demócrata en la cámara Alta, Harry Reid. Esta estrategia es arriesgada ya que podría provocar que los republicanos, que sí son favorables a alguna de las disposiciones, se nieguen a apoyarla en bloque, algo que sería menos probable si los proyectos se estudian por separado.