Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ELN libera a dos alemanes

La guerrilla colombiana hace aproximaciones al diálogo con la liberación de los retenidos

Aún mantiene secuestrado a un canadiense

Uno de los liberados, Uwe Breuer
Uno de los liberados, Uwe Breuer AFP

Tras cuatro meses de secuestro, el Ejército de Liberación Nacional, ELN, la otra guerrilla colombiana dejó en libertad a los alemanes Uwe Breur, de 69 años, y Günther Otto Breur, de 72, en la región del Catatumbo, muy cerca de la frontera con Venezuela y la misma zona donde fueron secuestrados.

La misión humanitaria, en la que participó el Comité Internacional de la Cruz Roja, se pudo concretar gracias al cese de operaciones militares que empezaron el miércoles a media noche y diez días después de que el presidente Juan Manuel Santos autorizara a una comisión para que fuera la intermediaria en la liberación de estos hermanos que son jubilados y entraron a Colombia como turistas.

Pero este hecho, más que obedecer a una presión de la sociedad colombiana que repudia como ninguno otro a este delito, buscaría que el gobierno de Juan Manuel Santos les dé un espacio político para negociar, como ya lo hace con las FARC, en Cuba.

El ex procurador general Jaime Bernal Cuellar, miembro de la Comisión Facilitadora para los Diálogos con el ELN, que existe desde 1999 y que fue la que medió en esta liberación, aseguró a los medios colombianos que durante la entrega uno de los guerrilleros del ELN le dijo: “hombre vale la pena unos diálogos y la manifestación que hizo es que hay que luchar para acabar esta guerra que no le está haciendo ningún beneficio al país, ni a nadie”.

Desde antes, Bernal Cuellar había dicho estar dispuesto a recibir a los secuestrados pero también a facilitar un acercamiento entre las partes, pensando en un proceso de paz.

El ELN ha protagonizado este año dos secuestros donde han sido retenidos cinco extranjeros y tres colombianos, lo que ha sido interpretado como una estrategia para visibilizarse y para presionar al gobierno a que inicie los diálogos. Esto quedó claro el 16 de febrero luego de liberar a cinco de los secuestrados, ya que afirmaron en un comunicado que seguirían presionando “para encontrar soluciones reales al conflicto armado” y que se disponían a “dialogar con el estado para construir soluciones no militares”. Varios sectores en Colombia han pedido a esta guerrilla que reactivar los secuestros no es la mejor forma para forzar una negociación.

Ahora queda en poder del ELN el canadiense Jernoc Wobert, vicepresidente de exploración de la minera Geo Explorer, que hacía parte de un grupo de seis contratistas secuestrados por el ELN el 18 de enero, de los cuales, dos ecuatorianos y tres colombianos ya fueron liberados.

Wobert fue separado del grupo de secuestrados y no se ha tenido noticia de él desde que liberaron a sus compañeros, solo el anuncio de esa guerrilla de que seguiría privado de la libertad. Sin embargo, Bernal Cuellar afirmó que el ELN también dijo estar dispuesto a liberar al canadiense pero sin confirmar la fecha y el lugar donde se produciría la entrega.

Por su parte, a su llegada a Bogotá, los alemanes, que luego de los exámenes médicos mostraron fatiga y signos de depresión, se dirigieron al aeropuerto internacional ElDorado para tomar un vuelo hacia Alemania. El gobierno de ese país afirmó estar aliviado “por saber que los dos alemanes se encuentran a salvo”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle.

Estos alemanes, que fueron calificados de espías por el ELN, llegaron a Colombia luego de un largo viaje que incluyó países en Asia, Irán, Irak, el Tíbet y Australia. Finalmente, al recorrido se concentró en Suramérica por Chile, Bolivia, Ecuador y Colombia. Aunque en sus planes estaba seguir hacia Venezuela, la aventura terminó el 3 de noviembre cuando fueron secuestrados por guerrilleros del ELN. La última vez que los familiares tuvieron contacto con los ciudadanos alemanes fue el 30 de octubre pasado y la noticia del secuestro solo se conoció a principios de febrero, cuando la misma guerrilla hizo el anuncio.