Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Los ‘monos’ de Chávez

El presidente encarnó la esperanza para millones de venezolanos abandonados a su suerte. Los negros y mulatos le convirtieron en uno de los dirigentes que más victorias ha logrado en las urnas

Me impactó la frase “los monos han bajado de los cerros” que rodean Caracas, cuando aterricé en la capital venezolana a finales de febrero de 1989.

Eran los días del llamado caracazo. Miles de venezolanos de los barrios más deprimidos decidieron “bajar” de las colinas donde vivían hacinados en chabolas y asaltar los supermercados en busca de comida.

El entonces presidente Carlos Andrés Pérez ordenó intervenir al Ejército. Oficialmente, la rebelión se saldó con 276 muertos. Parece que hubo muchos más.

Tres años más tarde, un 4 de febrero, un desconocido teniente coronel protagonizó un fallido golpe de Estado. Su nombre, Hugo Chávez Frías. “Los monos”, negros y mulatos muertos de hambre de las colinas caraqueñas, no olvidarían su nombre. Seis años más tarde, le darían un respaldo abrumador (56,44%) en las elecciones presidenciales. Nacía así el mito Chávez.

Nacido él también en una familia humilde, Chávez encarnaría la esperanza para millones de venezolanos que estaban abandonos a su suerte. Maldita suerte: la miseria, la exclusión, la ignorancia, la enfermedad y la muerte prematura.

Durante el caracazo, visité algunos de aquellos barrios inhabitables, que la policía ni pisaba. El taxista te abandonaba en los aledaños. Algún cura rebelde te servía de guía. Aquellos barrios eran fábricas de jóvenes delincuentes. Escribí un reportaje sobre el asesinato de adolescentes a los que navajeaban para robarles unas Nike.

Veinte años después, la violencia sigue en Caracas, sí. Una ciudad peligrosa, sí. Como Acapulco, o como Ciudad Juárez. Como tantas otras de tantos países con grandes bolsas de pobreza.

Pero 20 años después, muchas cosas han cambiado en Venezuela. Algunas buenas. Esos “monos”, como llamaban despectivamente a negros y mulatos aquellos que habían tenido “la suerte” de nacer blancos y ricos, convirtieron a Chávez en uno de los dirigentes que más victorias ha logrado en las urnas durante las últimas décadas.

En 14 años, Chávez ganó cuatro elecciones presidenciales, otras tantas parlamentarias, tres estatales y cinco referendos. Siempre con holgadas mayorías absolutas, certificadas por organismos internacionales. Solo perdió un referéndum, por un punto, en 2007. Dos columnistas han escrito estos días en estas páginas que esas victorias se dan cuando “hay más pobres que ricos en el padrón electoral” (J. J. Aznárez). Torreblanca, por su parte, parece lamentar que, “siempre que los pobres sean más numerosos que los ricos”, los líderes de la izquierda “podrán ser llevados al poder”.

Es la “ventaja estratégica” que les concede la “denostada democracia liberal”, dice el por otra parte admirado Torreblanca.

En efecto, los pobres auparon y mantuvieron en el poder a Chávez. Y este les compensó con escuelas y hospitales, a los que nunca antes habían tenido acceso.

Sin abrumar con los datos, entre 1998 (año de la primera victoria de Chávez) y 2011, el porcentaje de venezolanos en situación de pobreza pasó del 43% al 26%; quienes estaban en pobreza extrema, pasaron del 17% al 7%. El consumo de alimentos creció un 27%. El número de personas con derecho a una pensión aumentó en un 484% y la inversión en salud pública pasó del 1,5% del PIB al 2,21%. Según la CEPAL, en la última década Chávez destinó 400.000 millones de dólares a gasto social.

Chávez contó con la ayuda inestimable del Gobierno cubano, que le envió 40.000 voluntarios, entre maestros y personal sanitario. A cambio, Cuba recibió petróleo. Economía de trueque entre países hermanos ideológicamente.

Esas amistades peligrosas le granjearon a Chávez grandes enemigos. Empresarios, medios de comunicación privados, la jerarquía católica. Intentaron derrocarle en 2002, pero su golpe de mano fracasó.

Cierto es que el mesianismo que presidía algunas de las actuaciones del fallecido Chávez le hizo cometer excesos y errores, en los que no me extiendo porque ya han sido suficientemente explicitados. Sí deseo recordar que hoy millones de “monos” le lloran, porque ayer Chávez se ocupó de ellos. Como decía en estas páginas María del Cruz Godoy, de 60 años, “a mí, Chávez me hizo persona”. Le enseñó, como a otros cientos de miles de venezolanos, a leer y a escribir. Y le dio de comer.