Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney reaparece para criticar los primeros meses de gobierno de Obama

El candidato republicano cree que, de haber ganado él las elecciones, no habría entrado en vigor el paquete de recortes del gasto público

Mitt Romney durante su entrevista en la cadena Fox.
Mitt Romney durante su entrevista en la cadena Fox. AFP

Cuatro meses después de perder las elecciones a la Casa Blanca, Mitt Romney concedió este domingo su primera entrevista a la cadena Fox. Acompañado de su mujer, Anne Romney, el candidato republicano culpó de su fracaso a la incapacidad de su campaña para atraer a las minorías de votantes hispanos y afroamericanos y se mostró abatido por no estar en la Casa Blanca. El exgobernador de Massachusetts criticó a Barack Obama por no haber impedido la entrada en vigor del paquete automático de recortes del gasto público, conocido como secuestro y aseguró que, de haber estado él al frente del Gobierno, la medida nunca se hubiera producido.

“Es evidente que no se puede hablar de éxito para el presidente. Él estaba convencido de que el secuestro nunca llegaría a entrar en vigor y ha entrado”, le aseguró Romney al periodista Chris Wallace. “Hasta ahora lo único que ha hecho el presidente es hacer campaña entre los americanos, volar de un lado a otro del país criticando a los republicanos y haciéndoles responsables de lo que está sucediendo”.

Romney sostiene que la retórica de confrontación de Obama ha obligado a los republicanos "a levantar un muro y a contraatacar” cuando lo que debería hacer es tratar de fomentar la unidad entre demócratas y republicanos. “Me mata no poder estar en la Casa Blanca haciendo lo que se tendría que hacer”, afirmó el excandidato. Su mujer también aseguró que, de haber sido Romney el presidente, el secuestro nunca habría entrado en vigor.

Me mata no poder estar en la Casa Blanca haciendo lo que se tendría que hacer"

Tras perder las elecciones en noviembre del año pasado, Romney se ha recluido en su casa del sur de California y apenas se han dejado ver. Más allá de unas cuantas fotografías con su esposa y varios miembros de su familia de vacaciones en Disneylandia o comprando en unos grandes almacenes, poco más se sabía del candidato republicano. Aunque en su despedida a los miembros de su campaña, el exgobernador de Massachusetts aseguró que pretendía seguir siendo “una voz activa” dentro del Partido Republicano, el hecho es que durante estos meses, Romney ha preferido mantener un perfil bajo.

Este domingo rompió por fin su silencio y en una semana pronunciará un discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en Washington. Pocos piensan, sin embargo, que el exgobernador esté pensando en retomar la vida política activa, como sí hicieron otros candidatos a la presidencia como el actual secretario de Estado, John Kerry, o John McCain, que continuaron con su carrera política desde el escaño del Senado.

La gente que está en este país de manera ilegal no debería recibir un trato especial para obtener la ciudadanía”

Durante la entrevista, el excandidato tampoco aclaró su futuro, aunque aseguró que ahora se dedica a pasar tiempo con sus nietos y sus amigos. De momento, la que más parece añorar la vorágine política es la mujer del candidato. “Fue algo increíble, había mucha pasión, mucha energía y mucha gente a nuestro alrededor y, de repente, nada”, ha explicado Anne Romney al ser preguntada sobre la vuelta a la normalidad tras los meses de campaña electoral. “Pero lo bueno es que afortunadamente nos gustamos y nos gusta estar juntos” .

Romney reconoció que nunca pensó que pudiera perder la carrera hacia la Casa Blanca y responsabilizó del resultado electoral a la incapacidad de su campaña para atraer a las minorías. El candidato republicano perdió el apoyo de los votantes hispanos por 40 puntos de diferencia.

En la actualidad, el Partido Republicano quiere recuperar la confianza de ese electorado y, en ese afán, varios de sus miembros han presentado una propuesta de ley de reforma migratoria. Romney también dio su versión sobre el asunto. “La gente que está en este país de manera ilegal no debería recibir un trato especial para obtener la ciudadanía”, aseguró aunque reconoció que hay muchos en su formación que tienen puntos de vista diferentes.