Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hombres armados roban 37 millones en diamantes en el aeropuerto de Bruselas

Los atracadores irrumpen en plena pista del aeródromo y se llevan parte de la carga de un avión

Dos vehículos negros con faros azules irrumpen en la pista de despegue del aeropuerto internacional de Bruselas justo en el momento en que los trabajadores de la empresa de transportes Brink’s cargan un auténtico botín de diamantes en un avión con destino a Zúrich. En apenas cinco minutos, cuatro personas enmascaradas disfrazadas de policías salen de cada coche y entre los ocho consiguen llevarse sin disparar un tiro hasta 120 paquetes cargados de diamantes. Los ladrones van armados con ametralladoras que utilizan para amenazar al piloto, al copiloto y a los transportistas, pero los pasajeros permanecen ajenos al espectacular robo que acaba de ocurrir en el aeródromo de Zaventem.

Esta secuencia de acción, reconstruida con pocos detalles más por la fiscalía belga, ocurrió el lunes cerca de las ocho de la tarde, aunque la noticia trascendió ayer. Se trata de un robo millonario que las fuentes oficiales rehúsan cuantificar, pero que la industria de Amberes, el principal polo comercial de diamantes del mundo, cifra en 50 millones de dólares (algo más de 37 millones de euros). “La estimación proviene de lo declarado en los documentos de transporte de la mercancía”, asegura a este diario una portavoz de Antwerp World Diamond Centre, la fundación que representa los intereses de esta industria.

La suma, en todo caso, es objeto de dudas y en las primeras informaciones sobre el suceso la televisión pública flamenca VTR llegó a hablar de un robo por valor de 350 millones de euros. Los paquetes sustraídos contenían diamantes brutos y cultivados provenientes de Amberes y con destino a la ciudad suiza de Zúrich.

El avión es el método más habitual de transporte de las piedras por su seguridad

El sector se declara “impactado” por lo ocurrido y teme las repercusiones que pueda tener en el próspero negocio de los diamantes. Ocho de cada 10 gemas que se venden en el mundo pasan por la ciudad belga de Amberes, según datos de la fundación que los representa. “Nos resulta difícil de entender cómo ha podido producirse un robo así”, asegura la organización en un comunicado. El avión es el método más habitual de transporte de las piedras precisamente por su seguridad. La portavoz elude abundar en las sospechas de que el robo haya contado con algún cómplice en el aeropuerto de Zaventem, una hipótesis aireada por algunos medios locales. La suposición no es descabellada, pues resulta difícil entender cómo en un aeródromo sometido a innumerables medidas de seguridad, dos vehículos pudieron acceder hasta la pista de despegue. “No ha sido un robo al azar. Estaba bien preparado, ha sido obra de profesionales”, aseguró una portavoz de la fiscalía en conferencia de prensa.

Medios locales airean la posibilidad de que  hubiera un cómplice en el aeródromo bruselense

Los ladrones lograron abrirse camino mediante un agujero que abrieron en la verja que protegía la pista, en una zona más desprotegida por estar en obras. Cinco minutos después de entrar, los dos vehículos huyeron a gran velocidad por ese mismo agujero. Poco después se encontró incendiado uno de los vehículos en las proximidades del aeropuerto.

Más allá del voluminoso robo, el único percance ocurrido fue la suspensión del vuelo. Las medidas de seguridad del aeropuerto de Bruselas ya fueron cuestionadas hace unos días, cuando una menor sin compañía consiguió embarcarse en un avión en Zaventem y volar hasta Málaga.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >