Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu condena las recientes muestras de racismo en el fútbol de Israel

La contratación de dos jugadores musulmanes enfada a los hinchas radicales del Beitar Jerusalén

Una sala calcinada del equipo Beitar Jerusalem.
Una sala calcinada del equipo Beitar Jerusalem. EFE

La contratación de dos jugadores musulmanes por parte del equipo de fútbol Beitar Jerusalem, miembro de la Liga ha’Al, la primera división israelí, ha provocado protestas racistas por parte de algunos hinchas y, según sospechan las autoridades, el incendio de las oficinas administrativas en el campo de entrenamiento de Bayit Vegan. El primer ministro del país, Benjamín Netanyahu, ha criticado los incidentes, diciendo que “no se pueden tolerar unos actos así de racistas”.

La contratación de los jugadores Gabriel Kadiev y Zaur Sadaev, ambos musulmanes y de Chechenia, ha provocado protestas por parte de un grupo radical de seguidores del club. Algunos han acudido a los partidos con una pancarta amarilla en la que se leían las palabras ‘Beitar puro para siempre’. En las gradas se han escuchado cánticos como “la explanada de las mezquitas está en nuestras manos” o “con sangre y fuego liberaremos Palestina”.

Los lemas racistas le han costado al club una multa de 10.000 euros. Al menos a un hincha le ha sido prohibida la entrada a los partidos que quedan de temporada, por portar la pancarta. El viernes, a las cinco de la madrugada, los bomberos de Jerusalén acudieron a apagar un fuego en el campo de entrenamiento del Beitar, que las autoridades investigan como un incendio provocado. Las llamas afectaron a varias oficinas, un almacén y una habitación en la que se guardaban los trofeos del club.

Los partidarios del club han apoyado en el pasado al partido político del Likud, al que pertenece el primer ministro. Netanyahu emitió el viernes un comunicado en el que criticó lo que considera “una actitud vergonzosa”. “No se pueden tolerar unos actos así de racistas. La ciudadanía judía, que sufrió boicots y ostracismo, debe servir de ejemplo para las demás naciones”, añadió. En el mismo sentido se pronunció el club oficial de hinchas, que criticó “con repulsa este acto detestable”.

Fundado en 1936, el Beitar es el único equipo profesional de fútbol que no ha contratado nunca a un jugador árabe. En 2004 un juez declaró culpable a un hincha, Yosef Cohen, por haber gritado en un partido de 2001 el lema “muerte a los árabes”. Ese cántico se ha oído más veces desde entonces en las gradas, incluida la primavera pasada. En marzo de 2012, una turba de hinchas asaltó un centro comercial tras un partido y agredió a varios empleados de la limpieza, árabes, mientras cantaba, de nuevo, “muerte a los árabes”.

Los dos jugadores chechenos ni siquiera han debutado. Sadaev tiene una lesión pero Kadiev jugará este domingo en un partido contra el equipo Bnei Sakhnin, de una ciudad árabe-israelí. El encuentro tendrá lugar en el Teddy Stadium, el campo del Beitar.