Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los yihadistas somalíes afirman que han ejecutado al rehén francés

La guerrilla Al Shabab dice haber matado al espía galo Denis Allex al que París daba por muerto desde el fracaso de su operación de rescate el pasado sábado

Imagen del vídeo en el que Allex pedía a Hollande que negociase su liberación.
Imagen del vídeo en el que Allex pedía a Hollande que negociase su liberación. AFP

La milicia islamista somalí Al Shabab ha anunciado este jueves que ayer ejecutó al espía francés Denis Allex, que llevaba tres años secuestrado en Somalia y al que París daba por muerto desde el fracaso de la operación de rescate para liberarlo el pasado sábado. La guerrilla ligada a Al Qaeda ha publicado en su cuenta de la red social Twitter que el rehen francés fue asesinado ayer a las 17h30.

Uno de los portavoces de los yihadistas, el jeque Abdiasis Abu Musab, ha confirmado la noticia a la agencia Reuters. "Que los musulmanes gocen con su ejecución y los franceses lloren", ha declarado por teléfono.

Al Shabab comunicó ayer que Allex había sido condenado a muerte. Una afirmación que el almirante Edouard Guillaud, jefe del Estado Mayor del Ejército francés, tildó de "manipulación mediática". "No tenemos ninguna información desde la operación del viernes por la noche sobre el hecho de que Denis Allex esté vivo. Pensamos que aparentemente ha muerto", declaró en una entrevista para la emisora de radio Europe 1.

El Ejército francés llevó a cabo en la noche del viernes al sábado una operación militar en Bulomarer, una localidad rural controlada por la guerrilla de Al Shabab y situada 110 kilómetros al sur de la capital, Mogadiscio, para liberar al espía Denis Allex. El rescate fue un desastre que se saldó con la muerte de dos soldados franceses y 17 terroristas, según anunció el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

El presidente francés, François Hollande, reivindicó ayer la operación ante la prensa. "Yo he decidido [esta operación] hace varias semanas, estaba prevista para ese día, o, mejor dicho, para esa noche (...) Podría haber salido bien, debería haber salido bien", afirmó.

Allex llegó a Somalia para ayudar al Gobierno federal de transición en su lucha contra la guerrilla islamista junto a Marc Aubrière, otro espía francés de la agencia de seguridad exterior (DGSE). Ambos fueron secuestrados en julio de 2009 en la habitación del hotel en el que residían. Fueron entregados a la guerrilla por el exministro del Interior del Gobierno somalí al que habían ido a apoyar. Aubrière consiguió escapar mes y medio después.