Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diplomático Richardson y el presidente de Google aterrizan en Corea del Norte

La empresa no da detalles sobre el porqué de la visita de Schmidt

Bill Richardson (Izda.) y Eric Schmidt a su llegada al aeropuerto de Pyongyang, en Corea del Norte.
Bill Richardson (Izda.) y Eric Schmidt a su llegada al aeropuerto de Pyongyang, en Corea del Norte. AP

El exgobernador de Nuevo México Bill Richardson y el presidente de Google, Eric Schmidt, aterrizaron este lunes en Corea del Norte, donde se espera que negocien la liberación de un ciudadano norteamericano detenido en el país desde el pasado mes de noviembre. Richardson es el político norteamericano de más alto rango en visitar el país desde la llegada al poder de Kim Jong Un.

Richardson y Schmidt participan en la visita en calidad de ciudadanos privados y no están acompañados de representantes de la diplomacia norteamericana. El exgobernador, embajador de Estados Unidos ante la ONU durante la presidencia de Bill Clinton, cuenta con una amplia experiencia en el trato con las autoridades norcoreanas, ha negociado previamente la liberación de norteamericanos retenidos en su territorio.

El viaje se produce en un momento de tensión entre Washington y Corea del Norte, apenas un mes después de que el régimen de Kim Jong Un lanzase un nuevo cohete para poner en órbita un satélite. Sin embargo, la Casa Blanca ha denunciado que puede tratarse de un ensayo con misiles balísticos de largo alcance, lo que habría violado dos resoluciones de Naciones Unidas.

El Departamento de Estado desaconsejó la visita de Richardson, pero, en palabras de su portavoz, Victoria Nuland, entiende que se trata de una visita “de ciudadanos privados” y que no trasladan ningún mensaje oficial del gobierno norteamericano, que no mantiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte. La Casa Blanca también ha criticado el momento elegido para este viaje por su “sensibilidad”: Corea del Sur, técnicamente en guerra con su vecino del norte acaba de celebrar elecciones presidenciales y Japón, aliado norteamericano en la región, estrena primer ministro.

“Vamos a preguntar sobre el ciudadano estadounidense que ha sido detenido. Es una visita humanitaria privada”, aseguró Richardson ante los medios locales nada más aterrizar en el aeropuerto de Pekin (China). El exgobernador aseguró que intentará lograr la liberación de Kenneth Bae, estadounidense nacido en Corea del Sur que fue detenido en noviembre y acusado de “actos hostiles” contra el territorio norcoreano. “Su hijo, residente en el Estado de Washington, contactó conmigo y me pidió que le trajera de vuelta a casa, pero dudo que podamos lograrlo en este viaje”.

“Estamos interesados en la situación económica y política”, declaró Richardson. “Nos preocupa el lanzamiento de misiles y la importancia de la presencia de diálogo”. El político norteamericano ofrecerá una rueda de prensa este jueves en el aeropuerto de Pekín, donde se espera que dé por terminado el viaje, según anunció en un comunicado oficial esta semana.

En la delegación también participan una hija de Schmidt y el ejecutivo de Google Jared Cohen, aunque la compañía todavía no ha especificado a qué se debe su viaje. Según Richardson, Schmidt es un amigo personal que también viaja en calidad de ciudadano privado, pero su presencia coincide con manifestaciones recientes por parte del líder de Corea del Norte acerca de la importancia de la tecnología y la ciencia. Schmidt, uno de los grandes abogados de la libertad en internet, encontrará en Pyongyang un régimen convencido de que esta apertura es en realidad una amenaza y que sólo permite a sus ciudadanos el acceso a una red interna y limitada a su territorio.

“Este no es un viaje de Google”, afirmó el exgobernador a la agencia Associated Press. “Pero estoy seguro de que [Schmidt] está interesado en algunos de los aspectos políticos y relacionados con las redes sociales en este país. Así que esa es la razón por la que venimos juntos”. Richardson aseguró que se entrevistarán con líderes políticos, militares y económicos de Corea del Norte, y que visitarán algunas universidades, pero que todo dependerá de las autoridades norcoreanas.