Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La violación que desató la ira en India

El brutal asalto sexual a una estudiante provoca protestas multitudinarias

Miles de personas dicen basta al generalizado acoso a las mujeres en el país

El primer ministro Manmohan Singh llama a la calma a la población

Manifestación para pedir más seguridad para las mujeres en Bhopal. Foto: SANJEEV GUPTA (EFE) / Vídeo: REUTERS-LIVE!

El Gobierno indio ha intentado sin éxito frenar la marea de protestas que se extiende por el país a raíz de la salvaje violación en grupo de una joven estudiante, que se encuentra hospitalizada en estado crítico. Desafiando a las autoridades, que prohibieron las reuniones de más de cinco personas, miles de manifestantes han vuelto a salir a las calles de Nueva Delhi, donde se enfrentaron con la policía, que reprimió la protesta con botes de humo y porras. El sábado, la capital registró también la mayor manifestación desde las marchas de 2011 contra la corrupción, que hicieron tambalear al Gobierno de Mahmohan Singh. “Ahorcad a los violadores”, “Salvad a las mujeres, salvad India”, rezaban algunas de las pancartas, portadas por estudiantes, amas de casa e incluso niños.

Nueva Delhi tiene la mayor tasa de delitos sexuales del país, con una denuncia de violación cada 18 horas

En la madrugada de este lunes el primer ministro Manmohan Singh ha emitido un comunicado en el que llama a la calma y a la paz a la población. "Hay una cólera y una angustia reales y justificadas despúes de este acotecimiento atroz", ha declarado el jefe del Gobierno. "Os asegur que haré todos los esfuerzos necesarios para velar por la seguridad de las mujeres en este país", ha añadido.

Nueva Delhi tiene la mayor tasa de delitos sexuales del país, con una denuncia de violación cada 18 horas, según las estadísticas policiales. Y eso a pesar de que la mayoría de los asaltos no llegan a la comisaría y pasan inadvertidos. El acoso sexual, los insultos y las agresiones son una constante en la vida de muchas mujeres, sobre todo, las que visten a la occidental. Pero el ataque del pasado viernes ha provocado la ira popular por su brutalidad y ha acabado con la paciencia de los ciudadanos.

Entre la vida y la muerte

La víctima, una estudiante de 23 años, fue asaltada cuando viajaba en autobús con su acompañante. La joven fue golpeada, torturada y violada por un grupo de hombres durante más de una hora. Después la arrojaron del vehículo en marcha, al igual que a su compañero. Desde entonces se debate entre la vida y la muerte.

De momento, la policía ha detenido a seis individuos. El Gobierno ha prometido poner en marcha medidas para que la capital sea más segura a las mujeres, pero eso no ha calmado los ánimos. Las manifestaciones de Nueva Delhi han encendido la chispa en otras ciudades. En Manipur (noreste), un periodista murió en las protestas registradas ayer por otra violación, esta vez de una actriz que decidió hacer público su caso.