Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte comienza a instalar su cohete de largo alcance

Pyongyang asegura que el proyectil es para lanzar un satélite, mientras Corea del Sur y EE UU creen que se trata de una prueba de misiles balísticos

Un soldado norcoreano vigila una rampa de lanzamiento de misiles en abril.
Un soldado norcoreano vigila una rampa de lanzamiento de misiles en abril. REUTERS

Corea del Norte ha instalado en su base de Dongchag-ri la primera fase de un cohete de largo alcance, tras anunciar el sábado que prevé efectuar un lanzamiento entre el 10 y el 22 de diciembre con el supuesto objetivo de poner en órbita un satélite, según la agencia surcoreana Yonhap. Una fuente del Gobierno surcoreano dijo a Yonhap que el cohete se ha colocado en la base de lanzamiento de Dongchang-ri, en el noroeste del país comunista, lo que significa que el régimen de Kim Jong-un "ha iniciado los preparativos para [lanzar] un proyectil de largo alcance".

Se calcula que el proceso de instalar todas las fases del cohete en la plataforma e introducir el combustible lleva alrededor de una semana, según expertos surcoreanos.

Corea del Norte anunció el sábado su intención de lanzar un cohete de largo alcance con el objetivo de poner en órbita un satélite, en una operación que, aseguró, es pacífica y se enmarca en su programa de investigación científica espacial. Sin embargo, Corea del Sur, Estados Unidos y sus aliados creen que en realidad la operación esconde una prueba relacionada con tecnología de misiles balísticos, lo que violaría dos resoluciones de Naciones Unidas que prohíben a Pyongyang efectuar actividades de este tipo.

De llevarse a cabo, se trataría del segundo lanzamiento de un cohete de largo alcance norcoreano este año, después de que el pasado mes de abril el país llevara a cabo un ensayo similar que terminó en fracaso al caer la lanzadera en varios pedazos al mar Amarillo poco después de despegar. El régimen de Pyongyang ha asegurado que sus científicos y técnicos han examinado las causas de aquel fracaso y han mejorado el "rendimiento y precisión" tanto del cohete lanzadera como del satélite que supuestamente porta.

El anuncio norcoreano desató las alarmas entre los países vecinos, como Corea del Sur, que ha extremado la vigilancia, y Japón, donde se ha comenzado a preparar el despliegue de sistemas antimisiles para interceptar el cohete en caso de amenaza al territorio.