Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXHUMACIÓN DE ARAFAT

“El polonio aguanta muchísimos años. Si fue lo que mató a Arafat, se sabrá”

Médicos forenses explican que la sustancia radiactiva deja rastro muchos años después

La exhumación y la historia clínica permitirán saber si fue envenenado, según los expertos

El polonio deja rastro muchos años. Si a Yasir Arafat lo envenenaron con esa sustancia, se sabrá. Es la conclusión de los expertos consultados por este periódico sobre las posibilidades de averiguar la causa de la muerte del líder palestino fallecido el 11 de noviembre de 2004 en París y exhumado este martes en Ramala. Los expertos advierten, no obstante, que habría que combinar los resultados de las pruebas que se realicen a los restos de Arafat con su historia clínica para saber cuándo parecieron los síntomas, cuáles fueron y cuánto se prolongaron.

El tiempo transcurrido no es problema. "No habría ningún problema en detectarlo aunque no quedasen partes blandas (músculo, vísceras), solo huesos", explica Aurelio Luna, catedrático de medicina forense de la Universidad de Murcia. "El polonio aguanta muchísimos años. Ocho años después quedarían tanto vestigios del polonio original como el isótopo en que se convierte", añade.

Que aparezca polonio no quiere decir necesariamente que esa haya sido la causa de la muerte. El problema es la cantidad. "Cualquiera de nosotros puede tener vestigios de polonio. El consumo de tabaco deja polonio; determinadas actividades industriales dejan polonio, pero en concentraciones muy bajas", explica Luna."Pero no es normal", añade, que apareciera esa sustancia radiactiva en prendas íntimas de Arafat -motivo que ha impulsado la exhumación-. "No tiene explicación. Por mucho que fumara. Tendría que haber estado en una fundición".

Francisco Castejón, físico nuclear y portavoz de Ecologistas en Acción, explica que "a partir de 15 o 20 bequerelios por gramo sería una cantidad anormal de polonio, que indicaría que alguien se lo dio". 

"El polonio, como todas las sustancias radiactivas", añade Luna, "provoca aplasia medular", es decir, que el cuerpo deja de producir hematíes -lo que provoca anemia- y glóbulos blancos -lo que elimina las defensas contra las infecciones-. La quimioterapia antes producía aplasia medular y muchas personas con cáncer necesitaban después del tratamiento un trasplante de médula precisamente por eso".

El antropólogo forense Francisco Etxeberria, que el año pasado participó en la exhumación de los restos del expresidente chileno Salvador Allende y concluyó que se había suicidado, cree que "tan importante es hacer la autopsia para la toma de muestras como conocer la historia clínica completa de Arafat. Los resultados de la autopsia se han de poner en relación con la clínica manifestada en los últimos momentos de Arafat".

Si aparece polonio en los restos, añade Luna, "sería fácil averiguar si fue eso lo que le mató, pero habría que tener en cuenta la dosis y el tiempo de exposición" y habría que conocer la evolución de Arafat desde que fue ingresado en el hospital hasta que falleció.

Luna afirma que los técnicos -rusos, suizos y franceses- que han intervenido en la exhumación de Arafat, habrán recogido entre siete y diez gramos de huesos de distintas zonas para comparar la presencia de polonio- si lo hubiera- así como muestras de tierra. No le sorprende que hayan dicho que no vaya a haber resultados hasta la próxima primavera. "Es un proceso que lleva su tiempo y no hay tantos sitios especializados donde poder analizar las muestras. Aunque en eso, los suizos son los mejores".