Preocupación en el sector agrario español por un recorte de fondos

España puede perder alrededor de 1.000 millones de los más de 7.000 millones de euros que percibe de Bruselas

Las organizaciones agrarias españolas han expresado con movilizaciones y protestas su profunda preocupación ante la posibilidad de que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea acuerden una fuerte rebaja de los fondos para el gasto agrícola en el nuevo marco financiero para el periodo 2014-2020.

España ocupa en la actualidad el segundo lugar en la recepción de fondos comunitarios para el sector agrario, solo por detrás de Francia y ligeramente por delante de Alemania, con una media de algo más de 7.000 millones de euros. De esa cifra, un promedio de unos 6.000 millones de euros corresponde a los pagos directos y a las ayudas para el funcionamiento de los mercados, y otros más de 1.000 millones de euros como ayudas para el desarrollo rural. Los pagos directos suponen más de 5.200 millones de euros y constituyen un elemento fundamental para el mantenimiento de las rentas en el conjunto del sector agrario.

En algunas producciones como los cultivos herbáceos o el olivar, las ayudas comunitarias llegan a significar hasta el 30% de los ingresos netos de una explotación. Igualmente son importantes en viñedo, plátanos y en algunas cabañas ganaderas como vacuno, ovino y caprino. En este momento, frente al duro ajuste de los presupuestos del Estado para el sector agrario, con un recorte este año del 25% y del 60% en los últimos tres años, los fondos comunitarios constituyen una tabla de salvación para el mantenimiento de las rentas agrarias ante el progresivo desmantelamiento de los mecanismos para la regulación de los mercados.

La propuesta inicial de la Comisión para los gastos agrícolas presentada el pasado mes de junio para el periodo 2014-2020 contemplaba una congelación de los mismos en los niveles de 2013, lo que con el efecto de la inflación se estimaba representaba una reducción del 11% para el nuevo periodo. En el sector agrario español y en la propia Administración española admitían esas cifras como un mal menor, aunque se defendía la existencia de nuevas partidas fundamentalmente para situaciones de crisis o gestión de mercados. Con los nuevos escenarios de propuestas de ajustes, según las estimaciones del sector agrario español, los recursos medios percibidos de algo más de 7.000 millones de euros anuales podrían rebajarse a entre 5.800 y 6.200 millones de euros.

La aplicación de los nuevos fondos coincidirá además en 2014 con la puesta en marcha de la reforma de la Política Agrícola Común por la que Bruselas dará un vuelco al actual sistema de pagos por derechos históricos a otro sistema basado en pagos por superficie. Un segundo objetivo de la Comisión con esa reforma es el acercamiento de las ayudas medias entre los países miembros, política por la que quienes perciben más fondos deben experimentar ajustes en beneficio de los nuevos socios del este. Esta política también podría suponer un recorte en los fondos asignados a España, por lo que la rebaja podría llegar por una doble vía.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS