Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El periodista griego afronta dos años de cárcel por revelar datos de evasores

El juicio contra Kostas Vaxevanis, detenido por publicar la 'lista Lagarde', se celebrará este jueves

La televisión pública cancela un programa por hablar de un caso de presuntas torturas policiales

El periodista Kostas Vaxevanis llega al juzgado en Atenas.
El periodista Kostas Vaxevanis llega al juzgado en Atenas. EFE

El periodista griego Kostas Vaxevanis, editor de la revista que publicó una lista de presuntos evasores de impuestos, se enfrentará este jueves a un tribunal que puede condenarle a dos años de cárcel por revelación de datos confidenciales. Vaxevanis se presentó esta mañana para la instrucción de diligencias en un juzgado de Atenas, donde reivindicó la publicación en el quincenal Hot Doc de los 2.059 nombres de griegos con cuentas en Suiza. El diario de centro-izquierda Ta Nea ha dedicado este lunes diez páginas de su edición impresa a dar cuenta del contenido de la denominada lista Lagarde, en la que figuran conocidas personalidades griegas, entre ellas navieros, actores, médicos y abogados, altos cargos del Ministerio de Economía y al menos tres políticos, dos de ellos de la conservadora Nueva Democracia, en el poder.

Vaxevanis compareció en el juzgado abriéndose paso entre una nutrida concentración de periodistas. La coalición de izquierdas Syriza (segundo fuerza en el Parlamento, con 71 diputados) ha denunciado la detención y el posterior procesamiento de Vaxevanis como un gesto político que va más allá de yugular la libertad de información. El informador reiteró su obligación de dar a la imprenta la lista de evasores: “Me limité a hacer mi trabajo en nombre del interés público, un periodista que revela la verdad que todos los demás están intentando ocultar”, dijo ante el juzgado. “Ta Nea ha publicado la lista hoy, ¿serán procesados también [sus periodistas]?”. Organizaciones como Reporteros sin Fronteras han pedido que se respeten todos los derechos de Vaxevanis.

Vaxevanis, de 46 años, es el editor de Hot Doc y de Koutí Pandoras (La caja de Pandora), un programa de reportajes de  investigación de temática política y social emitidos tanto por la televisión pública como por canales privados.

La denominada lista Lagarde –entregada por la entonces ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, a su homólogo griego en otoño de 2010, y perdida desde entonces- se nutre de los datos acerca de 130.000 cuentas filtrados por el extrabajador de HSBC Hervé Falciani, detenido en España el pasado 1 de julio y que también reveló información relativa a ciudadanos de España e Italia.

Como si la censura en Grecia hubiese adquirido de repente la condición de una mancha de aceite, este lunes el director de Informativos de la televisión pública (ERT, en sus siglas griegas) ha decidido cancelar “hasta nueva orden” el programa matinal de la cadena NET, Proiní Enimerosi (Información Matinal), por referirse a un supuesto episodio de tortura policial a militantes antifascistas, ocurrido el pasado septiembre y recogido en su día por el diario The Guardian. La referencia al ministro de Orden Público, Nikos Dendias, que ha anunciado una querella contra el diario británico, y a las supuestas torturas ha costado el puesto a los dos presentadores del programa, los periodistas Kostas Arvanitis y Marilena Katsimi.

La suspensión del programa de NET ha provocado una agria reacción de algunos partidos políticos, en especial de Syriza y de Izquierda Democrática (Dimar, en sus siglas griegas), este último socio menor de la coalición de Gobierno (y que esta misma semana votará en contra del nuevo paquete de ajustes). El propio Arvanitis había lamentado hace dos semanas en una entrevista concedida a una revista de televisión ser “la oveja negra de la NET” y confesado que su programa “no era del agrado de algunos partidos políticos”. Arvanitis subrayaba en esa entrevista que a través de Twitter la dirección del programa venía recibiendo “sustanciales amenazas de miembros del Gobierno y de partidos”.