Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Comandante Menoyo

Muere Eloy Gutiérrez Menoyo, el ‘gallego’ de la revolución cubana

FOTOGALERÍA Ver fotogalería
Eloy Gutiérrez Menoyo junto al automóvil con el que se movía por La Habana, en una foto de 2006.

Eloy Gutiérrez Menoyo nació en Madrid en 1934. Tenía memoria de elefante y solía recordar una anécdota durante el cerco a la capital por las tropas de Franco para argumentar su oposición al embargo norteamericano a Cuba. “Yo era el más pequeño y en casa no había nada de comer; mi madre un día me da un mendrugo de pan y me dice: ‘corre, escóndete que tus hermanos mayores te lo quitarán’. Sepa que cualquier bloqueo es una brutalidad”.

Hijo de republicanos, su hermano José Antonio murió en el frente de Majadahonda durante la Guerra Civil. Carlos, su hermano mayor, se exilió en Francia, luchó contra las tropas nazis y después de la Segunda Guerra Mundial se instaló en Cuba con la familia y dirigió el asalto al Palacio Presidencial para matar al dictador Fulgencio Batista, en 1957. Murió en la acción y meses después Eloy fundó el Segundo Frente Nacional del Escambray, independiente a la guerrilla de Castro.

El 1 de enero de 1959 Eloy bajó de las montañas al frente de una tropa de 3.000 hombres con el grado de Comandante. Fue, junto al guerrillero argentino Ernesto Che Guevara y al norteamericano William Morgan (fusilado en 1961), el único extranjero que obtuvo tales galones durante la lucha guerrillera y por ello se ganó la nacionalidad cubana. Pero pronto estuvo en desacuerdo con el rumbo socialista de la revolución castrista.

Se exilió en 1961 y desde EE UU participó en todo tipo de sabotajes y atentados anticastristas, hasta que en 1965 desembarcó en la isla al frente de un comando armado. Fracasó y fue condenado a 30 años de cárcel, de los que cumplió 22. Salió gracias a las gestiones de Felipe González durante el viaje que este realizó a Cuba en 1986. Asentado en Miami, lucho entonces sin odio por la reconciliación entre los cubanos y promovió el diálogo con el régimen de Castro, por lo que fue satanizado por el exilio duro. Fundó el partido Cambio Cubano y en 2003, durante un viaje a La Habana, rompió el pasaporte y decidió quedarse en Cuba para “hacer oposición desde adentro”.

No logró su propósito. Ha muerto este viernes en Cuba a causa de un aneurisma. A Eloy le llamaban el gallego Menoyo y era comandante de la revolución. Murió donde creía que debía estar y donde quería.

Más información