Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte asegura que sus misiles pueden alcanzar EE UU continental

El anuncio se produce dos días después de que Seúl llegara a un pacto con Washington para que sus proyectiles lleguen a todo el territorio norcoreano

Varios soldados reparan maquetas de misiles expuestas en Seúl (Corea del Sur).
Varios soldados reparan maquetas de misiles expuestas en Seúl (Corea del Sur). EFE

Dos días después de que Corea del Sur anunciara que ha llegado a un acuerdo con Estados Unidos por el cual más que duplicará el alcance de sus misiles para cubrir la totalidad de Corea del Norte, Pyongyang ha reaccionado de forma fulminante y ha anunciado que dispone a su vez de proyectiles con capacidad de golpear no solo las bases norteamericanas en Asia sino también Estados Unidos continental.

“No escondemos que las fuerzas armadas revolucionarias, incluidas las fuerzas de cohetes estratégicos, tienen a alcance de tiro no solo las bases de las fuerzas de las marionetas [en referencia a Corea del Sur] y las bases de las fuerzas de agresión imperialista estadounidenses en la tierra inviolable de Corea, sino también Japón, Guam y Estados Unidos continental”, ha asegurado este martes la Comisión Nacional de Defensa de Corea del Norte en un comunicado. Pyongyang afirma que el acuerdo para extender el alcance de los proyectiles surcoreanos es “producto de una nueva conspiración del amo y el títere” para “comenzar una guerra” contra el Norte.

Corea del Norte y Corea del Sur se encuentran técnicamente en guerra, ya que el conflicto que les enfrentó entre 1950 y 1953 finalizó con una tregua que nunca se convirtió en tratado de paz definitivo. Pyongyang ha utilizado con frecuencia en el pasado la retórica bélica, pero es inusual que asegure que sus misiles son capaces de alcanzar Estados Unidos.

Los expertos creen que el Norte está desarrollando un misil de largo alcance, capaz de llegar a 6.700 kilómetros o más y atacar Estados Unidos, pero que no ha conseguido ensayarlo con éxito. En abril pasado, realizó la prueba –finamente fallida- de un cohete, que, según dijo, iba a lanzar un satélite. Washington, Seúl y otros aliados afirmaron que se trataba del intento disfrazado de probar un misil balístico intercontinental. El cohete estalló en vuelo y cayó al mar a los pocos minutos del despegue.

La aseveración realizada este martes por Pyongyang podría sugerir que ha estado trabajando para miniaturizar una bomba atómica que pueda ser montada en un misil de largo alcance, algo que los expertos extranjeros creen que aún no ha logrado.

Corea del Sur desveló el domingo pasado el pacto alcanzado con Washington para incrementar el alcance de sus misiles hasta 800 kilómetros como elemento disuasorio contra su vecino, frente a los 300 kilómetros a los que estaba restringido según un acuerdo de 2001 con Estados Unidos para evitar una carrera de armas. La carga explosiva máxima se mantiene en 500 kilogramos, aunque podrá ser mayor si el alcance del proyectil es inferior. Washington y Seúl han negado repetidas veces que tengan intención de atacar al Norte. Estados Unidos tiene alrededor de 28.500 soldados destacados en Corea del Sur.