Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal israelí condena a Olmert pero no lo inhabilita

El ex primer ministro israelí acusado de tráfico de influencias no ingresará en prisión y considera la sentencia una victoria

El ex primer ministro israelí Ehud Olmert.
El ex primer ministro israelí Ehud Olmert. Getty Images

El tribunal de distrito de Jerusalén ha emitido el lunes la esperada sentencia en contra de Ehud Olmert, según la cual el ex primer ministro no irá a la cárcel pero sí deberá pagar una cuantiosa fianza, condenado por abuso de confianza. La pena que dicta la sentencia es de un año de prisión suspendida y una fianza de unos 14.800 euros. La condena se refiere al caso conocido como “centro de inversiones", según el cual Olmert benefició a un ex socio suyo durante la época en la que era ministro de Industria, Comercio y Trabajo.

Las cuentas de Olmert con la justicia no están sin embargo aún saldadas por completo. Pende sobre él un caso de corrupción inmobiliaria en el que supuestamente estuvo implicado durante su etapa como alcalde de Jerusalén en los noventa.

El exmandatario israelí queda sin embargo de momento libre a sus 66 años, lo que minutos después de conocerse la sentencia reactivó los rumores sobre su posible regreso a la política. Falta un año para la celebración de elecciones generales en Israel, aunque la cita podría adelantarse a principios del año que viene. Hasta ahora, Olmert ha asegurado que no tiene interés en regresar a la política.

“Acepto las decisiones del tribunal y aplicaré las lecciones que he aprendido”, dijo Olmert tras publicarse la sentencia. El caso del ex primer ministro ha desatado en Israel un escándalo judicial de primera magnitud. A pesar de que la fiscalía había acusado a Olmert en un primer momento de cargos de corrupción de mucho mayor calado –entre ellos fraude y falsedad de documentos-, el veredicto final estableció el pasado julio una condena mínima por abuso de confianza. Contra todo pronóstico, Olmert quedaba exonerado de los demás cargos.

Los supuestos escándalos de corrupción provocaron la dimisión del político en 2008. Ahora la sentencia da la razón al ex primer ministro, que en los últimos meses ha acusado a algunos medios y a la fiscalía de condenarle antes de tiempo. “Hoy me voy de la corte con la cabeza bien alta”, añadió.

Olmert, del centrista Kadima, a diferencia de su sucesor y actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, entabló intensas negociaciones de paz con los palestinos durante el último periodo de su mandato. La lluvia de acusaciones por corrupción se produjo justo cuando, según el ex mandatario palestinos e israelíes habían logrado una aproximación de posiciones sin precedentes. Las llamadas conversaciones de paz llevan más de dos años en punto muerto. Los palestinos se niegan a sentarse a negociar hasta que los israelíes no frenen la expansión de los asentamientos en Cisjordania.