Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos de voto hispano demuestran la ventaja de Obama

Obama ya consiguió el voto de dos de cada tres hispanos en 2008

El presidente estadounidense abandona la Casa Blanca para viajar a Miami este jueves.
El presidente estadounidense abandona la Casa Blanca para viajar a Miami este jueves. EFE

Los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos necesitan el respaldo del voto de los hispanos para llegar a la Casa Blanca. El presidente Obama ya consiguió el apoyo de dos de cada tres hispanos en 2008 y puede superar estas cifras en 2012. Mitt Romney, su contrincante, necesita recuperar la confianza perdida entre este grupo del electorado, especialmente afectado por las duras medidas de inmigración defendidas por algunos gobiernos republicanos.

Se estima que en EE UU hay cerca de 23 millones de hispanos con derecho a voto. Cada mes, 50.000 jóvenes latinos alcanzan la mayoría de edad, añadiendo más de dos millones de votantes desde las últimas presidenciales. En Estados como Colorado, Nevada, Florida o Carolina del Norte, el crecimiento de la población hispana y su proporción dentro del electorado, les convierte en un grupo cada vez más influyente en los resultados.

Obama ha logrado mantener el respaldo de los hispanos desde hace cuatro años, a pesar de que los hispanos le han recriminado la falta de una reforma migratoria que prometió durante la campaña y el elevado número de deportaciones de indocumentados. El presidente reaccionó el pasado mes de junio con una medida que permitirá a casi un millón de jóvenes sin papeles solicitar la cancelación de su deportación. Inmediatamente después, el 66% de apoyos del electorado hispano a Obama ascendió a un 70%. El candidato demócrata también habría recuperado la confianza de los hispanos gracias a decisiones como el nombramiento de Sonia Sotomayor, la primera juez hispana del Tribunal Supremo, así como la reforma sanitaria, ya que la comunidad hispana era uno de los grupos de población con mayor porcentaje de ciudadanos sin cobertura médica.

Estas medidas han contribuido a que el presidente cuente con un mayor respaldo aún entre las mujeres hispanas. Según una encuesta reciente de Latino Decisions, un 74% de las latinas prefiere al presidente frente a Romney, cuyos apoyos descienden hasta un 21%. Esa diferencia de 53 puntos puede arruinar las posibilidades del candidato republicano. En Estados clave como Colorado, el 80% de las latinas asegura que votará por la reelección de Obama, por lo que Romney deberá mejorar en otros comicios decisivos pero también más competitivos, como Florida, Ohio o Nevada.

Los expertos señalan que uno de los principales motivos por los que las latinas apoyan en bloque a Obama radica en las políticas de inmigración defendidas por gobiernos republicanos y, en concreto, por la retórica de los “niños ancla”. Durante las elecciones legislativas de 2010, algunos candidatos republicanos criticaron que los hijos de inmigrantes indocumentados que nacieran en EE UU obtuvieran la nacionalidad. Dos años después, Romney puede pagar el precio de aquella campaña.

El candidato republicano ha centrado su campaña en la crisis económica y el problema del desempleo, los dos asuntos que más preocupan a los hispanos. Estos argumentos parecen haber resonado en un electorado cada vez más distanciado del Partido Republicano por sus leyes antiinmigración y Romney, aunque muy tímidamente, empieza a ganar terreno. El pasado mes de julio, un 22% de los hispanos afirmaba que votarían por el republicano. Dos meses después, el porcentaje asciende al 26% y el de Obama ha bajado al 68%.

Los votantes hispanos afirman además que Obama es el candidato mejor preparado para afrontar los principales asuntos que afectan al país. Según un sondeo reciente de FOX News, el presidente supera al aspirante republicano en materia de sanidad (62%-29%), en educación (65%-25%), en inmigración (63%-25%), y en su representación de los hispanos (68%-18%). Los votantes hispanos consideran además que el Partido Demócrata —con 65 puntos de ventaja— es el que mejor representa los intereses de las mujeres.

Más información