Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los palestinos pedirán a la ONU el reconocimiento como Estado observador

El nuevo estatus les concedería el derecho de acudir a la justicia internacional

Refugiados palestinos, con la bandera nacional.
Refugiados palestinos, con la bandera nacional. AFP

Los palestinos pedirán ante Naciones Unidas el reconocimiento de su Estado antes de fin de año, según ha anunciado esta mañana el negociador palestino Saeb Erekat, durante una conferencia de prensa en Jericó. La idea es lograr el mismo reconocimiento que goza el Vaticano, es decir como Estado observador en la Asamblea General de la ONU. Es decir, avanzar un paso más hacia la creación de un Estado palestino independiente; una idea que apoya buena parte de la comunidad internacional, pero que décadas de desencuentros entre palestinos e israelíes —sobre las fronteras del nuevo país, entre una infinidad de otros puntos de fricción— han impedido que vea la luz.

El reconocimiento como Estado tiene un evidente valor simbólico para los palestinos. Pero podría además tener importantes consecuencias legales y prácticas, incluida la capacidad de demandar a Israel ante la justicia internacional. “[Después de la aprobación], la ocupación seguirá en pie, pero tendrá consecuencias”, advirtió Erekat a los periodistas reunidos en Jericó.

Con las negociaciones de paz en punto muerto desde hace dos años, una Autoridad Palestina que se tambalea y una población crecientemente frustrada ante el deterioro económico y el avance imparable de los asentamientos israelíes, acudir a Naciones Unidas es para los políticos palestinos una de las escasas opciones políticas en el horizonte.

Iniciativas como la que acaba de anunciar Erekat han sido motivo en el pasado de furibundas reacciones por parte de israelíes y estadounidenses que dicen preferir la vía negociadora. Washington llegó incluso a retirar los fondos a los palestinos el año pasado como medida de presión. Esta vez, con poco que perder, la amenaza palestina de acudir a la ONU y su consecuente terremoto diplomático podrían terminar por hacerse realidad.

Antes de la convocatoria con los medios, el negociador palestino se reunió en Jericó con los diplomáticos europeos de la zona para ofrecerles que participen en la redacción del texto por el que pedirán su reconocimiento como Estado observador. El texto deberá incluir el establecimiento de un Estado palestino en las fronteras de 1967 y el respeto a la llamada Hoja de Ruta, según indicaron fuentes palestinas.

Erekat realizó su anuncio horas antes de volar hacia Nueva York, donde durante las próximas semanas los palestinos tratarán de hacer avanzar su iniciativa. El 27 de septiembre, el presidente palestino, Mahmud Abbas, pronunciará un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas en el que anunciará la decisión de buscar el reconocimiento de la Asamblea. Luego dará comienzo un periodo de consultas que podría demorarse varias semanas.

Los palestinos aseguran que cuentan con la mayoría necesaria para sacar adelante su proyecto. Calculan que tienen al menos unos 130 votos asegurados de los 193 Estados miembros de la Asamblea General de la ONU, donde a diferencia del Consejo, EE UU no dispone del derecho a vetar las resoluciones.