Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JUAN VERDE | Asesor del presidente Barack Obama

“El voto hispano es fundamental para ganar la elección presidencial”

El codirector de la campaña internacional del Partido Demócrata opina que el escándalo de los vídeos de Mitt Romney "no afectará" al desenlace final de la campaña pero que demuestra las profundas diferencias entre los candidatos

Juan Verde, coordinador de la campaña electoral de Obama para Europa. rn
Juan Verde, coordinador de la campaña electoral de Obama para Europa. EL PAÍS

El canario Juan Verde (Telde,Gran Canaria, 1971), codirector de la campaña internacional del Partido Demócrata y asesor del presidente Barack Obama, guarda cautela ante el escándalo de los vídeos difundidos por la revista Mother Jones que muestran al candidato republicano, Mitt Romney, calificar de “víctimas” al 47% de la población de EE UU—“dependientes del Estado que se sienten víctimas”, les llama en el vídeo grabado clandestinamente en una cena con donadores a su campaña—. Verde, un experimentado asesor político que ha trabajado con de Ted Kennedy, Bill Clinton, Al Gore, John Kerry y Hillary Clinton opina que los vídeos “no afectarán el desenlace final de la campaña presidencial”, pero que “demuestran que las elecciones de este 6 de noviembre son aún más importantes que las de 2008”.

Pregunta. ¿Por qué estas elecciones son más importantes que las de 2008?

Respuesta. Porque [el senador republicano John] McCain y [el presidente Barack] Obama, pese a que representan dos maneras muy distintas de interpretar la política, tienen varios puntos en común: coincidían en la lucha contra el cambio climático, en restaurar la credibilidad de EE UU en el mundo y en una agenda internacional multilateral. Con Romney, en contraste, las diferencias son abismales. Romney es un tipo que no cree en el cambio climático y que tiene una visión muy distinta de política internacional a la que tiene Obama. No tiene interés en Europa. Evitó viajar a países europeos durante su gira en el verano, solo viajó a Inglaterra. Y, además, estando ahí, ¡los insultó al criticar el trabajo de Gran Bretaña días antes de que se inauguraran los JJ OO!

P. ¿Qué diferencias hay entre la campaña de 2012 a la de 2008? ¿Obama llega desgastado?

R. Es natural que haya diferencias. Han pasado cuatro años y el presidente Obama ha estado más ocupado en ser presidente que en ser candidato, lo cual no es necesariamente malo. En ese sentido, la convención demócrata [celebrada a inicios de septiembre en Charlotte] sirvió para despertar de nuevo la ilusión.

“Estas elecciones
son mucho más
importantes que
las de 2008”

P. ¿Qué diferencias hay entre los candidatos con respecto a los hispanos, que suman más de 50 millones de personas en EE UU?

R. El presidente Obama ha dejado muy claro que para él no hay ciudadanos de distintos tipos o razas: solo hay ciudadanos norteamericanos. Romney no tiene un discurso inclusivo. Habla de blancos e hispanos en clave de “ellos” y “nosotros”. Y el voto de los hispanos es fundamental para ganar la elección presidencial, son uno de los grupos donde más ha crecido la clase media y son muy importantes en los swing states (los Estados cuyo voto aún no está definido).

P. En marzo, en una entrevista con este diario, consideró la posibilidad de que el Partido Republicano eligiese a Marco Rubio como compañero de ticket de Romney. ¿Qué lectura da a la elección de Paul Ryan?

R. No sorprende, es más de lo mismo. El Partido Republicano es controlado por el Tea Party, y el señor Ryan es su niño bonito. Y las cuestiones que están poniendo sobre la mesa son, por lo menos, alarmantes. Hablan de modificar la constitución para evitar que los homosexuales se casen. Sería la primera vez en la historia de Estados Unidos en que se modificaría la institución para quitar un derecho y no añadirlo. Se cambió cuando se abolió la esclavitud, se cambió cuando se permitió votar a las mujeres… Un paso atrás sería alarmante".

P. ¿Qué se juega Estados Unidos en esta elección?

R. Hemos llegado a un punto de no retorno. Que Barack Obama sea presidente de EE UU habla del profundo cambio en la sociedad norteamericana. Nosotros hacemos la misma pregunta que hace la campaña de Romney: ¿Estamos mejor que hace cuatro años? ¡Por supuesto! Cuando Obama asumió la presidencia en enero de 2009, se perdían 750.000 empleos al mes, teníamos un 10,1% de paro y la bolsa había perdido un 42% de su valor. Ahora el paro ronda un 8,1% y la bolsa está en niveles previos a la crisis. ¿Hemos terminado? Con perdón por la expresión: ni de coña. Sin, duda, falta mucho. Pero lo importante es que vamos en la dirección correcta.