Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney defiende que su campaña es para "el 100% de los ciudadanos"

La televisión hispana se ha asociado con la Universidad de Miami y con Facebook, que retransmitirá el evento en directo

Un instante de la entrevista a Mitt Romney
Un instante de la entrevista a Mitt Romney AFP

Mitt Romney, el candidato a la presidencia por el Partido Republicano, quiso zanjar anoche la polémica en la que se ha visto atrapado esta semana tras la publicación del vídeo “del 47%”. Si en aquella grabación se podía escuchar al candidato defendiendo que casi la mitad de los votantes apoyarán a Obama porque se sienten “víctimas” y son dependientes” del Estado, el aspirante aprovechó una entrevista este miércoles en la cadena Univision para redefinir su campaña y acercarse a los votantes hispanos, cuyo voto necesita cada vez más.

El “Encuentro con los candidatos” se produjo en la Universidad de Miami, en Florida, y fue retransmitido en directo por la página web de la cadena. Este jueves será el turno de Barack Obama, que podrá presentar sus argumentos ante los votantes hispanos, un grupo del electorado que ya le ayudó a alcanzar la presidencia en 2008.

Era la primera vez en la que un candidato a la presidencia de EE UU le habla directamente a los hispanos respondiendo en inglés a preguntas hechas en español y lo hace de cara a las elecciones presidenciales del 6 de noviembre en las que se prevé que los casi 22 millones de latinos inscritos para votar sean una fuerza decisiva. Hoy le toca el turno al candidato demócrata, el presidente Barack Obama.

El nuevo formato se produce después de que la cadena hispana pidiera a la organización de los debates presidenciales la participación de un moderador hispano o un debate centrado en temas latinos, algo que fue rechazado. Conscientes de que el voto de los hispanos podría marcar la diferencia en las elecciones de noviembre, Romney y Obama accedieron a participar.

Yo no voy a ir por ahí deportando a gente”

Así que la aparición de Romney en el canal de televisión en español de mayor audiencia tenía como claro objetivo convencer a una comunidad hispana que puede decidir las elecciones en varios Estados. Los periodistas de la cadena, Jorge Ramos y María Elena Salinas, presionaron al candidato en los aspectos de mayor interés para los hispanos -la economía, el paro, la educación y la inmigración- y el candidato, a pesar de no hacer grandes apuestas, sí logró salir airoso del encuentro.

Romney orientó sus respuestas en torno a anécdotas y datos que conectan su candidatura con los latinos. “La comunidad hispana sufre un nivel de desempleo del 10%, dos puntos por encima de la media nacional, y uno de cada cuatro hispanos vive bajo el nivel de la pobreza”, recordó. “Creo que las políticas del presidente tenían buenas intenciones, pero no han funcionado. Yo no quiero redistribuir la riqueza, quiero crear riqueza”.

El candidato se enfrentó a las preguntas más duras al entrar en el terreno de la inmigración. Los periodistas insistieron varias veces para obligarle a responder de manera concreta. Cuando Ramos le preguntó por su defensa de las deportaciones, Romney respondió que “la gente decide por sí misma si quiere abandonar este país. La inmigración legal es necesaria para nosotros". También defendió la ley de inmigración de Arizona “por su propuesta para verificar que todos los empleados tienen permiso de trabajo en este país”. Y cuando los periodistas presionaron sobre el Dream Act y los jóvenes que han pedido que se retrase su deportación gracias a las medidas de Obama, Romney prometió que trabajará para conseguir una reforma del sistema migratorio de manera permanente. El exgobernador no quiso dar garantías a los “soñadores”: “Yo no voy a ir por ahí deportando a gente”, dijo, sin especificar cómo se ajustará a las regulaciones existentes en este momento y que sí obligan a expulsar a los indocumentados que cumplan ciertos requisitos.

Romney abordó otro de los temas más sensibles para los hispanos, el idioma, sin sufrir grandes daños. Se refirió al español como “una lengua extranjera” -a pesar de que es empleada por uno de cada seis norteamericanos- y citó al gobernador de Puerto Rico para defender que “la lengua española es la de la herencia de los norteamericanos, pero el inglés es el idioma de las oportunidades”. Romney asegura que valora la enseñanza de idiomas en los colegios, pero las garantías de futuro se cumplen dominando el inglés.

Después llegaría una pregunta “personal” para Romney: "Si uno de sus hijos fuera homosexual y quisiera casarse, ¿qué les diría?" El candidato respondió que, en primer lugar, todos sus hijos están casados “por lo que sería algo sorprendente”, y añadió: “Las personas tienen derecho a tener las relaciones y las familias que quieran, pero yo prefiero que el término matrimonio siga refiriéndose a la unión entre un hombre y una mujer".

Siguiendo en el ámbito social, Romney volvió a prometer que revocará la reforma sanitaria de Obama "en cuanto llegue a la Casa Blanca", aunque será para sustituirla por otra. El republicano aseguró también que su mejor manera de ayudar a los jóvenes, además de mantener determinadas becas para estudiar, será la garantía de encontrar un empleo nada más licenciarse y criticó las políticas económicas de Obama, que no han impedido que la mitad de jóvenes carezca de trabajo tras acabar la universidad.

En cuanto a las relaciones con México, Romney aseguró que si tuviera delante al nuevo presidente mexicano “le diría que el problema del narcotráfico es un problema compartido. Necesitamos reducir los niveles de consumo de droga en nuestro país".