China juzga en secreto al exjefe de policía del líder defenestrado Bo Xilai

Wang, de 52 años, se refugió en febrero en el consulado de EE UU en Chengdu y desencadenó la crisis política más grave del país desde Tiananmen

La corte en Chengdu donde comenzará el juicio contra el exjefe de policía de Chongqing, Wang Lijun.
La corte en Chengdu donde comenzará el juicio contra el exjefe de policía de Chongqing, Wang Lijun.GOH CHAI HIN (AFP)

Los capítulos sobre el mayor escándalo político que ha sacudido China desde las manifestaciones de la plaza Tiananmen en Pekín en 1989 van cayendo uno tras otro. El juicio a Wang Lijun, exjefe de policía del líder comunista caído en desgracia Bo Xilai, ha comenzado este lunes en secreto en la ciudad de Chengdu, según ha asegurado su abogada, Wang Yuncai, informa France Presse. Wang, de 52 años, está acusado de deserción, abuso de poder, soborno y de manipular las leyes en su beneficio propio. La vista abierta al público se celebrará este martes.

Más información
La suspensión de la pena capital desata el escepticismo en Internet
El fallo sobre el ‘caso Bo Xilai’ abre incógnitas sobre el futuro de China
El Partido Comunista Chino ajusta cuentas en la sombra
La esposa del exdirigente Bo Xilai confiesa el asesinato de un británico
Un thriller político chino que puede desembocar en reformas, por T. GARTON ASH

Wang Lijun se refugió en febrero en el consulado de Estados Unidos en Chengdu (capital de la provincia de Sichuan), días después de ser destituido como responsable policial de la municipalidad de Chongqing, donde Bo Xilai era entonces secretario del Partido Comunista Chino (PCCh). La decisión del policía, que aparentemente huía de Bo, desencadenó una crisis política, que ha puesto de manifiesto las luchas de poder existentes dentro del PCCh, en vísperas del relevo generacional de los máximos líderes del país en el congreso quinquenal del PCCh, previsto para octubre o noviembre.

El incidente condujo a la expulsión en marzo de Bo de su cargo como máximo responsable de Chongqing y a su suspensión, el mes siguiente, como miembro del Politburó del PCCh, órgano integrado por 25 personas, coincidiendo con la acusación a su esposa, Gu Kailai, de ser la máxima responsable del asesinato de un ciudadano británico, Neil Heywood, en noviembre del año pasado.

Wang fue el brazo ejecutor de la campaña lanzada por Bo Xilai en Chongqing para luchar contra la corrupción y la mafia local con la esperanza de que le ayudara en su ascenso hacia la cúpula del partido. Hasta su defenestración, el ambicioso y carismático político era visto como un claro candidato a entrar en el Comité Permanente del Politburó que saldrá del congreso. El máximo órgano de decisión del país está integrado actualmente por nueve miembros.

La operación contra el crimen organizado condujo a la detención de miles de personas y la ejecución de 13 –entre ellas, el máximo responsable judicial de la ciudad-, y le otorgó a Bo Xilai mucha popularidad entre los habitantes de Chongqing. Pero fue muy criticada en algunos círculos por su amplio uso de la tortura y los abusos de los derechos humanos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las relaciones entre Bo y Wang se agriaron, sin embargo, después de que, según algunas informaciones, el policía dijera a su jefe que su esposa estaba implicada en el asesinato de Heywood. Según algunas informaciones, mientras estaba en el consulado Wang aseguró a los diplomáticos estadounidenses que creía que Gu Kailai estaba detrás de la muerte del hombre de negocios británico por una disputa económica, y los americanos trasladaron esta información a la embajada del Reino Unido. Wang solo accedió a abandonar la legación americana para entregarse a un representante del Gobierno central enviado desde Pekín. Gu fue condenada a muerte a finales de agosto por el asesinato de Heywood, con suspensión de sentencia, lo que en la práctica equivale a cadena perpetua.

Los analistas consideran que el resultado del juicio de Wang Lijun será fijado de acuerdo a un arreglo para limitar el impacto sobre Bo Xilai, el verdadero protagonista de este serial más propio de una película policíaca. El líder caído no ha sido visto en público desde marzo y se cree que está bajo arresto domiciliario. Wang Lijun podría ser condenado a cadena perpetua por deserción, mientras que las acusaciones de soborno pueden ser castigadas con la pena capital.

Pero la clave del embrollo político sigue siendo qué papel jugó Bo Xilai en el asesinato del británico y la supuesta fuga de capitales en la que estaba implicada su mujer. La agencia oficial Xinhua aseguró en abril que el dirigente chino había cometido “graves violaciones de disciplina”, pero no ha sido acusado públicamente de ningún crimen hasta ahora.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS