Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ciclón daña los planes republicanos

Isaac afecta a Tampa que esperaba 50.000 visitantes para la Convención

El presidente Obama declara el estado de emergencia en Luisiana

El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Preibus, declara abierta la Convención. Ver fotogalería
El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Preibus, declara abierta la Convención. EFE

El Partido Republicano y el candidato Mitt Romney no han sido los únicos obligados a adaptarse por la llegada de la tormenta tropical Isaac. La ciudad de Tampa, con una población de algo más de 300.000 habitantes, que este lunes recibía los últimos coletazos de nubes, lluvia y viento, planificaba desde mayo de 2010 uno de los mayores eventos que puede albergar cualquier ciudad norteamericana. Pero las medidas de precaución ante la tormenta, que cancelaron el primer día de eventos, han alejado de las calles de Tampa a las cerca de 50.000 personas que se espera visiten la ciudad durante estos días.

Las consecuencias de la tormenta para esta Convención, una de las citas más importantes para un candidato a la presidencia, han despertado dudas sobre las razones por las que se eligió una ciudad tan vulnerable a tormentas y huracanes a finales de un mes de agosto

En la zona en torno al centro de convenciones, cortada desde el pasado fin de semana, la policía de tráfico y las fuerzas de seguridad superaban en número a los transeúntes. En cada manzana, un grupo de agentes de la oficina del sheriff vigilaba la zona y asesoraba a los viandantes sobre cómo alejarse ante la llegada de los fuertes vientos por la tormenta Isaac. Y en las aceras apenas se veía a un puñado de periodistas caminando de un hotel a otro o a manifestantes aislados.

El temporal podría —según las previsiones meteorológicas y del Centro Nacional de Huracanes— convertirse en un huracán entre la noche del martes y la mañana del miércoles. Las fuertes lluvias y los intensos vientos han afectado a cuatro Estados sureños, como son Florida, Alabama, Misisipi y Luisiana. El presidente Barack Obama ha declarado el estado de emergencia en Luisiana, Estado en el que se halla Nueva Orleans, ciudad devastada hace cinco años por el huracán Katrina. A su paso por el Caribe, la tormenta tropical Isaac ha dejado un rastro de 21 muertos, de ellos 19 en Haití.

Las consecuencias de la tormenta para esta Convención, una de las citas más importantes para un candidato a la presidencia, han despertado dudas sobre las razones por las que se eligió una ciudad tan vulnerable a tormentas y huracanes a finales de un mes de agosto. Los motivos son económicos y políticos. La ciudad de Tampa espera ingresar en estos días cerca de 175 millones de dólares (unos 140 millones de euros), esenciales para la recuperación económica de una región especialmente afectada por la crisis, la falta de empleo y los desahucios.

Por otro lado, el Partido Republicano convierte de este modo al Estado de Florida en protagonista del debate político ya que, de todos los Estados clave de la Unión, es el más importante porque sus 29 votos electorales pueden decidir el resultado final.

El Partido Republicano convierte al Estado de Florida en protagonista del debate político ya que sus 29 votos electorales pueden decidir el resultado final

En el centro de convenciones de Tampa, las actividades quedaron reducidas este lunes a una ceremonia simbólica en la que Reince Priebus, presidente de la Convención Republicana, leyó un breve discurso para declarar la apertura del evento. Inmediatamente después, quedó suspendida hasta la tarde del martes. Los organizadores afirmaron este lunes que dada la brevedad del acto y la incertidumbre sobre los efectos de la tormenta Isaac en la zona, no esperaban la presencia de la mayoría de delegados.

Otro de los protagonistas de ese momento, como lo será durante toda la semana, es el gran “reloj de la deuda nacional”, un marcador que durante cuatro días mostrará la deuda económica contraída por Estados Unidos. En el momento de la inauguración, el marcador estaba en cero dólares, para que al terminar los actos con el discurso de aceptación de Romney, el candidato esté acompañado de la cifra de deuda acumulada. El reloj, situado en un escenario formado por 13 pantallas de vídeo, enmarca el mensaje central del Partido Republicano en torno a la situación del país y las políticas económicas del presidente.

Las medidas “fallidas” del presidente demócrata, Barack Obama, eran precisamente el tema central elegido para los eventos del lunes. La organización republicana, que ha elegido un lema para cada día de la convención, afirmó que se trata de un mensaje “muy fácil de encajar en el resto de eventos y discursos”, según uno de sus portavoces, por lo que el resto de días los discursos girarán en torno al resto de argumentos de la campaña de Romney: “Podemos hacerlo mejor”, en referencia a las políticas del presidente, “Poniendo a América a trabajar” y “Creemos en América”.

Más información