Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Akin resiste a la presión del Partido Republicano y mantiene su candidatura

El aspirante al Senado habló el domingo de ´violaciones legítimas'

Paul Ryan, en el centro, con Todd Akin a la derecha, presentando su presupuesto en el Capitolio en 2011.
Paul Ryan, en el centro, con Todd Akin a la derecha, presentando su presupuesto en el Capitolio en 2011. AP

El candidato republicano al Senado Todd Akin, que dijo en una entrevista el domingo que hay algunas violaciones “legítimas” en las que “el cuerpo de la mujer tiene mecanismos para cerrarse del todo”, aguanta la presión de los líderes de su partido y no abandonará la contienda por el escaño al que aspira, en Misuri. Lo ha anunciado en una entrevista en la que ha reiterado su convicción de que el aborto debe ser ilegal en todas las instancias, incluidas las de incesto y violación. Mitt Romney le ha pedido posteriormente que no se resista más y se apee.

“No he hecho nada ética o moralmente incorrecto”, ha dicho Akin en una entrevista en el programa de radio del reverendo y excandidato a la presidencia Mike Huckabee, que también hizo de su oposición al aborto una cruzada en las elecciones de 2008. “Creo en la defensa de los que aún no han nacido y tengo un gran respeto por la vida... Creo que no son cosas de las que uno deba huir... Voy a seguir en la candidatura al Senado”, añadió.

El propio candidato a la presidencia, Romney, le pidió que abandone este martes. “Los comentarios de Todd Akin fueron ofensivos y equivocados y él debería considerar muy seriamente qué decisión sería la de mayor beneficio para el país”, dijo en un comunicado. “Hoy, sus conciudadanos de Misuri le pidieron que desista, y creo que debería aceptar sus consejos y abandonar la contienda del Senado”. El aspirante a la vicepresidencia, Paul Ryan, llamó a Akin el lunes, para forzar su dimisión. El Partido Republicano, a través de su Comité Senatorial, decidió privarle a Akin de cinco millones de dólares que tenía pensado emplear en anuncios a su favor en Misuri.

Akin emitió también este martes un anuncio televisivo en el que dijo arrepentirse de su error. “La violación es un acto de maldad. Usé las palabras equivocadas de forma equivocada, y por eso pido perdón”, dijo. “Como padre de dos hijas, quiero que la justicia sea dura con los agresores, y en mi corazón hay compasión para con las víctimas de agresión sexual”.

Akin tiene como plazo las 17.00 de este martes (la medianoche en la España peninsular) para retirar su nombre de forma voluntaria de la candidatura republicana al Senado por Misuri, sin más trámites. Si lo hace después de ese plazo, y antes del 25 de septiembre, el Partido Republicano deberá obtener una orden judicial para sustituir su nombre en las papeletas. Tras esa fecha, la candidatura no se podrá cambiar bajo ningún concepto.

El Partido Republicano en bloque intentó forzar este martes que Akin abandone la candidatura senatorial. Los líderes conservadores ven peligrar con esa polémica un escaño del Senado que consideran necesario para recuperar una mayoría que perdieron en 2006. Son 33, de 100, los asientos que se renuevan en esa cámara en las elecciones de noviembre.

El aspirante republicano le disputa el escaño a la senadora demócrata Claire McCaskill, que ocupó su cargo en 2007 y a quien hasta esta semana se daba como probable perdedora. Los sondeos efectuados en Misuri durante las primarias mostraban que el legislador republicano podía llegar a ganarle por incluso 11 puntos. El pasado 7 de agosto, y con el apoyo del movimiento ultraconservador del Tea Party, Akin se aseguró la nominación en unas reñidas primarias.

Pocos líderes conservadores han apoyado a Akin, y los que han optado por ello lo han hecho de forma discreta. La excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin envió el lunes un mensaje a la red social de Twitter en el que no le nombró directamente. “A veces estamos en lo correcto cuando seguimos nuestros instintos, nos mantenemos firmes en nuestros principios y apoyamos a los candidatos a quien nadie da por ganadores”, dijo. Fue lo más parecido que Akin tendrá estos días a una palmada en la espalda.

¿Qué es una violación 'legítima'?

Los términos empleados por el aspirante al Senado Todd Akin han provocado un intenso debate en Estados Unidos no sólo a nivel político, sino también léxico. Akin habló de “violaciones legítimas”, empleando el vocablo inglés “legitimate”. No usó otros términos como “true” (verdaderas), “honest” (honestas), “real” (reales) o “full” (completas). Empleó “legitimate”, sin elaborar más al respecto. Luego se perdió en una deriva de confusión anatómica al hablar de supuestos mecanismos de “cierre” del cuerpo femenino ante una agresión tan grave como es la violación. Lo cierto es que Akin no ha aclarado que quería decir con “legítimas”, ni va a ahondar más en el asunto.

Probablemente, durante la entrevista, Akin buscó formas comedidas de explicar sus creencias de que el aborto debería ser ilegal en todas y cada una de las instancias, y dio con una palabra que parecía académica, y la incluyó en su discurso. Ahora, la Red debate qué es una “violación legítima” en la mente del candidato. En la revista The Atlantic, Garance Franke-Ruta explica: “Argumentos de ese tipo llevan apareciendo una y otra vez en los pasados 25 años entre la derecha, y la idea de que el trauma es una forma de control de la natalidad sigue siendo defendida por las fuerzas antiabortistas que buscan ilegalizar la interrupción del embarazo aun en casos de violación o incesto”.