Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU no ha acusado ni ha pedido la extradición de Assange

El Pentágono ha acusado al fundador de Wikileaks de instigar el robo de documentos por parte del soldado Bradley Manning

Leon Panetta, Secretario de Defensa de EE UU
Leon Panetta, Secretario de Defensa de EE UU AFP

Hasta la fecha, el Gobierno de Estados Unidos no ha solicitado formalmente la extradición de Julian Assange, aunque le ha citado, de forma indirecta, como instigador del robo de 700.000 documentos de sus redes militares y diplomáticas. En diciembre, en las vistas preliminares al juicio del soldado Bradley Manning, cuyo consejo de guerra comenzará en un mes, los fiscales del Pentágono acusaron a este de haber actuado al dictado de Assange, con quien contactó a través de Internet. Un gran jurado investiga paralelamente las filtraciones, y estudia si presentar cargos contra Assange.

Algunos congresistas, como el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, el republicano Peter King, han pedido al Gobierno que presente cargos formalmente contra Assange, abriendo la vía para su extradición. En una carta enviada al fiscal general [ministro de Justicia] Eric Holder en 2010, King dijo sobre Assange: “Tiene una agenda malévola, a pesar de la cual actúa con inmunidad respecto a las consecuencias de sus actos”. King aseguraba que las filtraciones de Assange habían ofrecido información crítica sobre EE UU a grupos terroristas.

En el mismo sentido se pronunció el Pentágono a través de sus fiscales en la vista preliminar al juicio militar a Manning. “Las filtraciones acabaron siendo citadas en medios de propaganda de Al Qaeda”, alegó en ellas el fiscal militar Ashden Fein. Este mostró un vídeo difundido por As Sahab, la productora audiovisual de Al Qaeda, en el que ese grupo terrorista admite que emplea Wikileaks para obtener información sobre EE UU y sus misiones bélicas en Irak y Afganistán.

Paralelamente, un gran jurado de Virginia ha abierto su propia investigación sobre las filtraciones, citando a declarar a amigos y conocidos del soldado Manning, que fue arrestado en Irak en mayo de 2010. En ese caso trabajan fiscales del Departamento de Justicia. El abogado defensor de Manning, David Coombs, dijo en el arranque del proceso militar contra su cliente que el Pentágono buscaba un acuerdo con este para que declarara en ese hipotético juicio contra Assange.

“No se puede decir que esa investigación sea justa cuando usted trabaja para el Departamento de Justicia, que ha abierto su propia causa criminal en este caso”, dijo entonces Coombs al magistrado que instruía las vistas orales, Paul Almanza. “En esas indagaciones se ha citado a numerosos testigos, y el Departamento de Justicia podría ofrecerle a mi cliente que se declare culpable, para llegar a un pacto por el que se le rebaje la condena si testifica contra Assange”.