Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia anuncia que ignorará las restricciones de la UE a sus buques

El ministro de Exteriores ruso afirma que "no es realista" esperar que el gobierno de Siria acepte que "grupos de la oposición bien armados ocupen la ciudad"

El ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov.
El ministro de Exteriores ruso Serguéi Lavrov. REUTERS

Rusia anunció el sábado su intención de ignorar las últimas sanciones impuestas a Siria por la Unión Europea. Moscú no va a permitir que los buques rusos sean registrados ni sometidos a restricciones en función del último paquete de medidas adoptadas por Bruselas contra el régimen de Bachar el Asad, según el portavoz oficial de Exteriores Aleksandr Lukashevich.

En un comentario difundido el sábado en la página de web del ministerio, Lukashevich reitera que la posición fundamental y "consecuente" de Rusia sigue siendo el "rechazo a las sanciones unilaterales en relación a Siria". El 23 de julio el Consejo de la UE decidió adoptar el paquete número 17 de sanciones contra Siria, que contempla un endurecimiento del embargo a los suministros de armas y registros de aviones y buques que se dirijan a Siria.

Rusia considera que la puesta en práctica de estas sanciones atenta contra la "soberanía de los Estados, el principio de no injerencia en asuntos internos y también las prerrogativas del Consejo de Seguridad de la ONU en cuestiones relacionadas con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional", señala Lukashevich.

"No tenemos intención de participar en absoluto en las medidas destinadas a cumplir las decisiones de la UE contra Siria, ignoraremos el llamamiento y no aceptaremos el registro de los buques que navegan con bandera rusa ni que se adopten restricciones contra ellos", manifestó el representante ruso. Moscú ha insistido en que los propios sirios deben encontrar una solución negociada del conflicto armado que les enfrenta desde marzo de 2011. Los representantes rusos han asegurado que las armas vendidas a El Asad no pueden ser utilizadas en conflictos con la población y acusan a Occidente de actuar con un doble rasero por suministrar armas a la oposición.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, manifestó el 25 de julio que las últimas sanciones de la UE contra Siria contradicen los anteriores acuerdos en el marco de la ONU. La UE y EE UU no han consultado a Rusia a la hora de declarar las sanciones unilaterales, señaló el ministro, según el cual las nuevas medidas contra Damasco pueden considerarse como el "anuncio de un bloqueo marítimo y aéreo de Siria".

Por otra parte, el comandante en jefe de la armada rusa, el vicealmirante Víctor Chirkov, admitió el sábado que Rusia evacuará a su personal de su base de Tartus, en la costa siria, si se produce una situación de emergencia. Tartus, dijo el vicealmirante a la emisora El Eco de Moscú, se utiliza solo como punto de avituallamiento de agua y provisiones de los buques de guerra rusos que cumplen misiones en el mar.

Sobre la situación en la ciudad de Alepo, el ministro Lavrov se expresó el sábado en la localidad de Sochi, en la costa del mar Negro y opinó que allí se está gestando una nueva tragedia. Según el ministro, "no es realista" esperar que el gobierno de Siria acepte que "grupos de la oposición bien armados ocupen la ciudad" y creen allí "estructuras alternativas de un gobierno de transición". "¿Cómo se puede esperar que en esa situación el Gobierno se limite a resignarse y diga: "de acuerdo, no tenía razón, derróquenme, cambien el régimen"?".