Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama redobla los esfuerzos de recaudación para su campaña

El presidente ha visitado seis Estados en las últimas semanas y en todos ha convocado a los donantes a la campaña demócrata

Barack Obama sube al escenario durante un acto electoral en Austin, Tejas.
Barack Obama sube al escenario durante un acto electoral en Austin, Tejas. AFP

Barack Obama, el candidato que batió todos los récords de recaudación en la campaña electoral de 2008, puede marcar uno nuevo cuatro años después. Aunque no tan positivo. El presidente podría convertirse en el primer mandatario estadounidense que en su lucha por la reelección obtiene menos donaciones que su contrincante, en este caso, el republicano Mitt Romney.

Para evitarlo, Obama estrenó hace unas semanas sus viajes de campaña, que le han llevado a Estados tan decisivos como Ohio, Pensilvania o Virginia, y a otros donde ningún presidente demócrata ha logrado ganar desde hace décadas, como Tejas. Y en todos ellos ha protagonizado varias cenas de recaudación con las que ingresar millones de dólares en las arcas del Partido Demócrata y las de su campaña.

En San Antonio, Tejas, el presidente recibió el pasado martes 4 millones de dólares (unos 3.2 millones de euros) en dos eventos distintos, uno de ellos convocado por la actriz Eva Longoria. Un día después, Obama celebró en Washington la cena de recaudación más cara hasta ahora: 60.000 dólares el cubierto. Según adelantó el periodista de la cadena de televisión CBS, Mark Knoller, los 25 asistentes donaron un total de 1.5 millones de dólares.

El pasado mes de junio el candidato Mitt Romney recibió 35 millones de dólares más que el presidente -106 millones, frente a los 71 millones entregados al demócrata. Aún así, Obama pudo permitirse invertir más recursos en eventos y anuncios electorales, y mantenerse así por delante en las encuestas. Para sostener la presión sobre su rival, Romney necesitará ingresar una media de 39 millones de dólares más cada mes si quiere superar el total de las donaciones recibidas por Obama desde que presentara su candidatura a la reelección hasta el 6 de noviembre, de acuerdo con las estimaciones de la Fundación Sunlight.

El presidente ha participado en 182 actos de recaudación durante estos tres años y medio, 112 de ellos desde el pasado mes de enero

La lenta recuperación económica y el alto nivel de desempleo en el que se encuentra el país se han convertido en el mayor reto para Obama de cara a noviembre. Un 55% de los norteamericanos considera negativamente el trabajo del presidente en materia económica, frente a un 39% que le da su aprobación, según los resultados de una encuesta revelada este jueves por The New York Times y CBS. Y para defender su labor, las últimas semanas le han llevado a celebrar casi una veintena de mítines o encuentros con votantes en los Estados de Virginia, Florida, Ohio, Pensilvania y Tejas.

Éste último, que no está considerado como uno de los más decisivos en las elecciones presidenciales, podría serlo “muy pronto”, según afirmó Obama esta semana. El presidente no quiere ignorar sus posibilidades en uno de los Estados con mayor porcentaje de voto hispano y donde una victoria demócrata -como ocurriera en 2008 en Florida-, aunque poco probable, también pondría muy difícil la llegada de Romney a la Casa Blanca. Según datos de la Comisión Electoral Federal analizados por la cadena ABC, Obama habría recibido apenas 120 dólares menos que su rival en el Estado de Tejas, donde los donantes han invertido cerca de 7,4 millones de dólares en cada una de las candidaturas. En total, el presidente ha participado en 182 actos de recaudación durante estos tres años y medio, 112 de ellos desde el pasado mes de enero.

La intensidad de la campaña del demócrata contrasta con la de Romney, que apenas ha ofrecido dos mítines esta semana y que se ha retirado a su casa de vacaciones en el Estado de New Hampshire los dos últimos fin de semana. Los medios norteamericanos justifican la falta de actividad con la elección del que será candidato a la vicepresidencia por el Partido Republicano. El equipo de Romney querría evitar la impresión de tomar una decisión precipitada o poco meditada, como ocurriera en el caso de John McCain, que sorprendió en 2008 con la elección de la entonces gobernadora de Alaska Sarah Palin. El candidato republicano podría relajar estos días su agenda, además, al tratarse de la víspera de su primer viaje al extranjero como candidato y que le llevará a Inglaterra, Polonia e Israel.

Dentro de apenas diez días, la Comisión Electoral publicará de nuevo las últimas cifras de recaudación mensual, por lo que ambos candidatos sabrán si su estrategia más reciente les ha permitido recuperar el liderazgo en la recaudación, como pretende Obama, o mantenerse al frente, en el caso de Romney.