Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama visita y declara zona catastrófica el área devastada en Colorado

Ocho incendios activos que han provocado, de momento, la destrucción de miles de hectáreas de terreno forestal y cientos de casas

Una persona ha fallecido

El incendio de Waldo Canyon en Colorado
El incendio de Waldo Canyon en Colorado AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declara zona catastrófica las áreas afectadas por los incendios en Colorado que han destrozando miles de hectáreas de terreno forestal, cientos de casas y en los que ya hay que lamentar una víctima, según ha informado la Casa Blanca en un comunicado.

"La situación es devastadora. Hemos venido con todo lo que tenemos para combatir estos terribles incendios en Colorado. Recursos que ayuden a los voluntarios y bomberos que están trabajando una media de 18 horas cada día para que el desastre pare", ha dicho Obama a su llegada a la zona afectada por el incendio, que ha provocado la evacuación de miles de personas en Colorado Springs, la segunda ciudad más grande del Estado.

Hasta el martes por la tarde, estábamos actuando bajo el protocolo de incendio forestal pero desde su llegada por el noroeste de la ciudad,  la alerta es máxima”

"Cuando ocurre una catástrofe de tales dimensiones", ha continuado el presidente, "Estados Unidos debe convertirse en una sola fuerza para que juntos podamos luchar contra las adversidades, ya sea aquí, en los incendios de Colorado, o en las inundaciones de California.Vamos a necesitar toda la ayuda posible para luchar contra la adversidad, incluso de la madre naturaleza, para combatir este gran mal que está ocurriendo en este Estado"

El voraz incendio que desde el sábado día 23 azota esta ciudad -segunda más grande del Estado de Colorado y que está situada a un centenar de kilómetros de Denver- aumentó su violencia la noche del martes llegando a la ciudad después de traspasar el perímetro de seguridad marcado por los bomberos.

Obama visita y declara zona catastrófica el área devastada en Colorado

Extensión del incendio de Colorado, por InciWeb

Los fuertes vientos avivaron las llamas y provocaron la evacuación de 32.000 afectados y la destrucción de casas y varios edificios de la urbe, según informaron las autoridades locales. El miedo se palpa entre los residentes de la ciudad, explican las autoridades. Restaurantes, bares, casas y carretas han sido “comidas por el fuego”. Hay que lamentar una víctima y hasta el momento, tan sólo se ha controlado un 5% del incendio.

“Hasta el martes por la tarde, estábamos actuando bajo el protocolo de incendio forestal pero desde su llegada por el noroeste de la ciudad, ha dejado de ser así y la alerta es máxima. Nadie se esperaba que ocurriera esto”, ha dicho Steve Bach, alcalde de Colorado Springs a una televisión local. Las causas del fuego siguen siendo desconocidas y están siendo investigadas por agentes del FBI en la zona.

John Hickenlooper, gobernador del Estado, aseguró tras sobrevolar la zona: “Es deprimente, la destrucción es enorme”. “Más de 8.400 profesionales especializados, 579 bomberos y 79 helicópteros se encuentran ahora mismo trabajando en Colorado”, según ha añadido la Casa Blanca. El miércoles, Obama avisó entonces a ambos responsables de la zona, tanto al Gobernador como al alcalde de Colorado Springs, de su llegada a la zona a finales de semana vía telefónica. Y solicitó un informe sobre las consecuencias de los incendios que están ocurriendo estos días en todo el Estado, “sobre todo el devastador Waldo Canyon Fire que está afectando a muchas familias”, según explicó en otro comunicado la Casa Blanca.

Debido a las altas temperaturas, los bajos niveles de humedad y los fuertes vientos cuya velocidad puede llegar a los 100 kilómetros por hora, estos tres factores, provocan que los fuegos originados en el Oeste de EE UU sean muy fuertes y agresivos. El clima tan seco que está asolando la región este mes, los bomberos están haciendo frente a unos ocho incendios en el Estado de Colorado, en la que está siendo la peor temporada de incendios forestales de la última década.