Merkel: Europa no tendrá deuda compartida “mientras yo esté viva”

La canciller alemana comparecerá mañana en el Bundestag para presentar a los diputados alemanes las posiciones que defenderá su Gobierno en Bruselas

Un activista protesta con una máscara de Angela Merkel en Bruselas.
Un activista protesta con una máscara de Angela Merkel en Bruselas.FRANCOIS LENOIR / REUTERS

“No mientras yo esté viva”. Según prometió Angela Merkel el martes, ese será el plazo mínimo para que Europa pueda emitir deuda conjunta, los llamados eurobonos. Lo cuentan así algunos participantes en la reunión que mantuvo con el Grupo parlamentario liberal (FDP). Según explicaron a diversas agencias de noticias, Merkel cosechó con su promesa unas cuantas réplicas arrebatadas: “¡Le deseamos una larga vida!”. Merkel comparecerá mañana ante la cámara baja del Parlamento (Bundestag) para presentar a los diputados alemanes las posiciones que defenderá su Gobierno en la cumbre de Bruselas a finales de semana.

La canciller y líder democristiana (CDU), que preside la coalición de centro-derecha que gobierna Alemania desde 2009, sorprendió a propios y a extraños con su drástica frase. Hasta ahora, la postura repetida hasta la saciedad por portavoces y miembros del Gobierno es que Alemania considera que es demasiado pronto para este tipo de medidas. Los eurobonos, han dicho una y mil veces, serían hoy un incentivo equivocado para los países que, como España, tienen problemas para obtener préstamos en los mercados financieros. Así que la emisión conjunta de deuda se ha presentado como un horizonte esperanzador al que podría llegarse una vez lograda una mayor cohesión presupuestaria y fiscal entre los socios de la Eurozona. El martes, el “de momento” de la cantinela alemana se convirtió en un “mientras {Merkel} siga viva”. Se entiende que no piensa perder unas elecciones hasta que le llegue la hora.

Lo absurdo de la frase sugiere que podría haberla dicho en tono de broma o quizá sí como recurso teatral para ganarse a los diputados más euroescépticos del FDP. Merkel quiere que el Bundestag ratifique este mismo mes el Pacto fiscal europeo y el fondo de estabilidad permanente ESM. Aunque la aprobación está garantizada ya por los votos de la Oposición de socialdemócratas y Verdes, a Merkel le conviene obtener el mayor número de apoyos de sus propias bancadas.

Si bien la pronunció a puerta cerrada, la numantina expresión es tmbién una respuesta a las proposiciones del presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy, el de la Compisión Europea José Manuel Barroso y Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE). Estos líderes de la Unión Europea apuestan por estrechar los lazos entre los socios para rescatar a Europa de la crisis financiera en la que lleva enfangada desde hace cuatro años. Entre otras cosas, Barroso, Draghi y Van Rompuy proponen que Europa pacte una unión bancaria con supervisión común de las entidades financieras con un fondo de garantías para todos los socios, así como la emisión de algunos tipos de bonos avalados por el conjunto de la Eurozona. En Alemania, los eurobonos encuentras un rechazo masivo de los políticos conservadores, sobre todo en el partido liberal FDP.

Ante los parlamentarios democristianos (CDU/CSU), Merkel no fue tan radical. Sí rechazo tajantemente algunos puntos del plan europeo, pero rebajó el dramatismo y se atuvo a la vieja partitura: según han explicado algunos parlamentarios democristiano, a ellos les dijo que el documento europeo da a entender que habrá deuda conjunta a corto plazo y que esto es lo que disgusta al Gobierno.

En la cumbre de Bruselas, Merkel enfrentará el jueves presiones masivas por parte de sus principales socios Francia e Italia para que ceda en algunos de los puntos propuestos por Europa.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50