Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de víctimas civiles en Afganistán se reduce en un 21%

Un informe de la ONU mantiene que han muerto 579 personas entre enero y abril

El duro invierno vivido en el país puede haber contribuido al descenso

Un agente afgano inspecciona el escenario de un atentado suicida.
Un agente afgano inspecciona el escenario de un atentado suicida. EFE

El número de víctimas civiles en Afganistán se ha reducido en un 21% respecto a 2011, según datos recabados durante el primer cuatrimestre de este año. Entre enero y abril de 2012 han muerto 579 civiles, y otros 1.216 resultaron heridos, según reveló el enviado especial de la ONU a Afganistán, Jan Kubis.

“Desgraciadamente las fuerzas antigubernamentales no hacen ningún intento para proteger a los civiles", afirmó Kubis en una conferencia de prensa esta mañana en Kabul, según recoge France Presse. "Normalmente los insurgentes envían comunicados sobre la protección a civiles, pero en la práctica emplean armas de destrucción indiscriminada". 

Normalmente los insurgentes envían comunicados sobre la protección a civiles pero en la práctica emplean armas de destrucción indiscriminada”

Jan Kunis, enviado especial de la ONU a Afganistán

La ONU atribuye a los insurgentes el grueso de los ataques contra la población civil. Un 79% de las víctimas civiles murieron a manos de los talibanes o el grupo terrorista Al Qaeda. Otro 9% falleció en ataques de las fuerzas aliadas o del Ejército del Gobierno de Kabul. El resto de las víctimas —un 12%— no son atribuidas a ningún bando.

Es la primera ocasión desde 2007 —año en que se comenzaron a recoger estos datos— en que el número de víctimas civiles desciende. La Casa Blanca se prepara para el repliegue definitivo de sus tropas, que tendrá lugar antes de 2015. Este verano se tendrán que retirar 30.000 soldados norteamericanos del frente afgano.

El número de víctimas civiles suele reducirse en los meses de invierno, por las condiciones meteorológicas y las bajas temperaturas, y el pasado fue especialmente duro en Afganistán, circunstancia que pudo facilitar el descenso en los ataques rebeldes y en el número de víctimas que estos ocasionaron.

La ONU sigue atribuyendo a los insurgentes el grueso de los ataques contra los civiles. Un 79% de las víctimas civiles murieron a manos de los talibanes.

La esperanza de vida en Afganistán se cuenta entre las peores del mundo: es de 47,9 años, según datos del Banco Mundial. En 2011 murieron 3.021 civiles en aquel país. Fue la cifra más alta registrada desde el inicio de la guerra en 2001. En los pasados años, los insurgentes han recurrido a ataques de tipo terrorista, atentando contra objetivos civiles con artefactos explosivos, en un intento de desestabilizar al Gobierno legítimo de Hamid Karzai.

En una década han fallecido más de 12.000 civiles en Afganistán. En comparación, han muerto 1.792 soldados norteamericanos, según cifras del Pentágono. Hasta la fecha, 2010 fue el año más grave para las fuerzas aliadas, con 711 víctimas, según el portal iCasualties.