Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca rechaza una misión militar inmediata en Siria

El portavoz de Barack Obama dice que una intervención provocaría "una masacre mayor"

Los republicanos acusan al presidente de EE UU de pasividad ante el conflicto

Barack Obama sube al Air Force One, en una foto de archivo de la Casa Blanca.
Barack Obama sube al Air Force One, en una foto de archivo de la Casa Blanca. CASA BLANCA

La Casa Blanca reiteró este martes que su objetivo último en el conflicto sirio es que el presidente Bachar el Asad abandone el poder, pero negó que se esté planteando el uso inmediato de la fuerza, en solitario o con la OTAN. La Administración estadounidense alega que una solución semejante provocaría “el caos y una masacre”, en palabras del portavoz del Gobierno, Jay Carney.

“Estamos convencidos de que Asad debe marcharse”, dijo Carney en conferencia de prensa, al valorar los efectos de la masacre del pasado del fin de semana en Hula, en la que murieron 108 personas, en su mayoría niños y mujeres. “Pero no creemos que la militarización de la situación sea en este momento el camino adecuado. Esa vía llevaría a un mayor caos, y a una masacre mayor. Aun así, estamos evaluando la situación y estamos trabajando con nuestros aliados en el Consejo de Seguridad”.

No creemos que la militarización de la situación sea en este momento el camino adecuado. Esa vía llevaría a un mayor caos, y a una masacre mayor"

Jay Carney, portavoz del Gobierno norteamericano

El Ejecutivo norteamericano volvió a expresar este martes su apoyo al plan de paz del enviado especial de la ONU, Kofi Annan, que reclama un alto el fuego y el inicio de negociaciones entre el régimen y sus opositores, para una transición ulterior a la democracia. Hasta la fecha, El Asad ha ignorado las gestiones de la ONU, y el supuesto alto el fuego al que dieron lugar, y ha continuado su represión sobre los rebeldes.

Los republicanos, por su parte, han acusado a Obama de pasividad en el conflicto sirio. “La falta de liderazgo del presidente Obama ha ocasionado una parálisis política que no ha impedido que El Asad aniquile a 10.000 personas”, dijo en un comunicado el líder conservador Mitt Romney, aspirante a la presidencia. “Deberíamos incrementar la presión sobre Rusia para que pare de vender armas al Gobierno de Siria y para que acabe su obstruccionismo en la ONU”.

Rusia, aliado tradicional de Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU, votó el lunes de froma unánime a favor de una condena de la matanza de Hula. Esa condena no tiene categoría de resolución, y no resulta vinculante para ninguno de los miembros del Consejo.

Otros republicanos han sido más contundentes que Romney a la hora de pedirle al Gobierno de Obama que pase a la acción. Es el caso de John McCain, que el domingo le dijo a la Casa Blanca “que puede hablar con Rusia todo lo que quiera, y ofrecer palabras amables a Kofi Annan, y aportar grandes cantidades de ayuda no letal, pero hasta que no se tome en serio la ayuda a la ciudadanía siria para defenderse, encontrar refugios y contraatacar a El Asad, las matanzas seguirán teniendo lugar y EE UU será un cómplice vergonzoso”.

EE UU se unió este martes a otras naciones occidentales y expulsó al encargado de negocios de la embajada de Siria en Washington, Zuheir Jabbour. La portavoz de la diplomacia norteamericana, Victoria Nuland, dijo en rueda de prensa que Jabbour tiene un plazo de 72 horas para abandonar el país. “Estamos emprendiendo acciones coordinadas con aliados como Australia, Canadá, España, Reino Unido, Italia, Francia o Alemania", añadió Nuland.