Rebekah Brooks y su marido, imputados por obstrucción a la justicia

La exconsejera delegada de News International y su marido, acusados de ocultar material a la policía

Rebekah Brooks y su marido, Charlie, la semana pasada tras testificar ante la comisión Leveson.
Rebekah Brooks y su marido, Charlie, la semana pasada tras testificar ante la comisión Leveson.Sang Tan (AP)

Rebekah Brooks, exconsejera delegada de News International, y su marido, Charlie Brooks, amigo del primer ministro británico, David Cameron, serán imputados por obstrucción a la justicia en relación con el escándalo de las escuchas, según ha anunciado hoy la fiscalía. Rebekah y Charlie Brooks fueron arrestados en marzo a raíz del espionaje periodístico del dominical británico News of the World, que ella dirigió, pero fueron puestos después en libertad.

Al conocer los cargos, Rebekah y Charlie Brooks han criticado la decisión de la fiscalía, que han calificado de “injusta”. El esposo de Brooks se considera “un chivo expiatorio para aumentar la presión” sobre la periodista, de quien ha dicho que es víctima de una “caza de brujas”, informa la cadena BBC.

Más información
Rebekah Brooks admite contactos con David Cameron
detención y castigo de la reina del sensacionalismo
El Parlamento británico censura la gestión de Murdoch en los medios
James Murdoch dimite como presidente de BSkyB
Las claves del caso Murdoch

La periodista era la mano derecha de Rupert Murdoch en Reino Unido hasta que, en julio de 2011, dimitió como consejera delegada de la rama británica del conglomerado mediático News Corporation, a causa de las escuchas ilegales practicadas durante años por el News of the World a teléfonos de famosos y gente de a pie.

Estos son los primeros cargos que se presentan desde que la policía reabrió el caso de las escuchas a comienzos de 2011, por el que la poderosa periodista, que en su día dirigió también el popular tabloide The Sun, podría acabar en la cárcel.

Junto a su marido, será imputada de tres cargos de obstrucción a la justicia por tratar supuestamente de esconder a la policía, en julio, documentos y ordenadores que se encontraban en las oficinas de News International y que podían ser material incriminatorio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La asesora legal de la fiscalía, Alison Levitt, asegura que hay suficientes pruebas para procesar y condenar a Rebekah y Charlie Brooks, así como a otras cuatro personas. Además de Brooks y su marido, la fiscalía presentará cargos contra la secretaria de la periodista, Cheryl Carter; el jefe de seguridad de News International, Mark Hanna; el chófer de Brooks, Paul Edwards, y el asesor de seguridad de la empresa, Daryl Jorsling.

Los seis comparecerán el 13 de junio ante el tribunal de Westminster en Londres, donde se les presentarán formalmente los cargos y se fijará una fecha de juicio. De ser declarados culpables, podrían afrontar una pena de cárcel. A raíz del escándalo, la policía lleva a cabo una investigación llamada operación Weeting, por la que decenas de empleados del News of the World han sido detenidos, así como varios del tabloide sensacionalista The Sun. Al margen de esta pesquisa sobre las escuchas, la policía de Londres investiga el caso de los presuntos sobornos de periodistas a la policía a fin de obtener noticias exclusivas.

El pasado viernes, Brooks prestó declaración ante la comisión Leveson, que preside el juez Brian Leveson y que investiga el espionaje periodístico en la prensa británica. Brooks fue interrogada durante más de cinco horas sobre su relación con políticos como el actual primer ministro británico, el conservador David Cameron, y exjefes de Gobierno como los laboristas Tony Blair y Gordon Brown.

La periodista fue arrestada por primera vez el 17 de julio de 2011, dos días después de dimitir como consejera delegada de News International, y volvió a ser arrestada el 13 de marzo, ya como sospechosa de obstrucción a la justicia, al igual que su marido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS