Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una foto fija del conflicto árabe israelí de la mano de Google

Tras meses de negociaciones, los ciberturistas pueden pasear por las calles de Jerusalén

Los sitios considerados "sensibles" por seguridad aparecen borrosos

Vista de la página de Street view Israel.
Vista de la página de Street view Israel.

Que Israel es un país singular, en el que las medidas de seguridad se anteponen a casi todo, es algo bien sabido. Por eso, Street view, una aplicación de Google que permite a los ciberturistas pasear por el mundo a golpe de ratón y que funciona en una treintena de países, no había podido hasta ahora ver la luz en Israel.

Temían las autoridades que al mostrar las calles del país a cualquiera que tuviera un ordenador, se abriera a la vez la puerta a potenciales terroristas, que utilizaran la información para planear atentados. Meses de negociaciones entre Google y las autoridades israelíes han resultado finalmente en el lanzamiento del Street view israelí, que permite visitar tres ciudades israelíes -Jerusalén, Haifa y Tel Aviv- y en el que eso sí, los lugares considerados sensibles aparecen desdibujados.

La versión israelí de la herramienta de Google permite también al internauta convertirse en testigo de primera mano del conflicto que desde hace décadas enfrenta a palestinos e israelíes. Así por ejemplo, se puede ver la tienda que los padres del soldado secuestrado Gilad Shalit plantaron frente a la residencia del primer ministro para pedir la liberación de su hijo, capturado por el movimiento islámico Hamás y ya liberado.

Se pueden ver las pancartas y las fotos del soldado, pero cuando el ciberviandante trata de acercarse a la residencia de Benjamín Netanyahu, una nube gris tapa la calle. Tampoco se puede apreciar detalle alguno en las inmediaciones de la Kyria, el complejo en el que se ubica el Ministerio de Defensa israelí, situado en Tel Aviv, también considerado especialmente sensible por las autoridades. Se puede ver el muro israelí en Abu Dis, a las afueras de Jerusalén y hasta la vía dolorosa en la Ciudad Vieja.

El diario israelí Haaretz resalta además otra curiosidad propia de estas latitudes. Las cámaras de Google captaron hace meses la presencia de un activista ultraderechista en Beit Hanina, un barrio palestino de Jerusalén. Aquella visita, inmortalizada por casualidad, dio sus frutos la semana pasada, cuando un grupo de colonos judíos lograron la evacuación de una familia palestina de ese mismo lugar.